Pinamar - Gremiales Los municipales no quieren más sorpresas de la administración De Vito

El fallido decreto de la semana pasada, donde el Jefe Comunal intentó pasar de planta permanente a mensualizados a 98 trabajadores, dejó resentida la relación del Ejecutivo con el Sindicato de Municipales.
Pinamar (por Sergio Michnowicz).- Compás de espera para calmar las aguas. Las relaciones entre el Departamento Ejecutivo y el Sindicato de Trabajadores Municipales no quedaron bien, luego que el Intendente Interino Rafael De Vito diera marcha atrás con un decreto que intentó revisar los últimos pases a planta permanente de la administración Blas Altieri.

Mónica Lugones, Secretaria de Prensa del gremio, explicó al programa “El monitor” por FM Marina 101.9 que “lo que no sabía este Poder Ejecutivo es que nosotros, como sindicato, habíamos tenido muchas charlas y muchas negociaciones con el Intendente Altieri para que la gente pasara a planta en ese momento. Había sido parte de la lucha sindical que estos compañeros tuvieran la estabilidad laboral.”

“Y que de repente se las saquen sin saber mucho nosotros porqué, nos causó mucho dolor y bronca. Por supuesto, fuimos a reclamar todos donde se derogó el decreto después de muchas horas de negociaciones y tratar de entendernos.”

- Muchas de las personas puestas en planta por Altieri estaban mensualizados. Y todavía quedan muchos mas en el camino…

- Siempre va quedando gente contratada en el camino. En su momento le pedíamos al intendente Altieri que la gente que tenía más de un año como contratada, se le diera la estabilidad laboral y se lo pasara a planta. En general, muchos de ellos tenían entre uno, dos, cinco años. Pedíamos algo que estaba dentro del marco de la ley y por eso fue que Altieri dejó el decreto con la gente en la planta.

“Ahora, volver a tener todo este grupo de gente, con la sensación de inestabilidad de nuevo, nos produjo mucho dolor porque todo es un trabajo arduo para los empleados. Y como desde diciembre en adelante estamos sosteniendo esta institución de pie, nos sorprendió que este decretazo fuera un golpe por la espalda. Porque si estábamos en una situación de diálogo continuo con el Ejecutivo, si nos habíamos bancado todos los avatares políticos que tuvo la municipalidad de diciembre hasta ahora, qué cosa extraña que esto sucediera de una noche a la mañana siguiente y que sea justo con gente que estaba en planta….”

“Porque si tenían que revaluar, o reubicar o reordenar la gente, creo que tendrían que haber empezado por las personas que se digitaron políticamente por haber trabajado en la campaña… Y no soy quien para decir si tienen que estar o no, pero si la municipalidad necesitaba gente, ¿por qué no se hace un llamado abierto a la comunidad o por concurso como corresponde? Empecemos a trabajar en serio y los vamos a acompañar, pero de esta manera no. No acompañamos este tipo de inmoralidades…”

“Esto hizo perder la confianza y el acompañamiento que veníamos teniendo desde el lugar insignificante que por ahí es para ellos, pero para la institución es importante que son los empleados municipales.”

- Usted hace referencia a las personas que trabajaron en la campaña. ¿Piensa que la respuesta del Ejecutivo fue similar con este decreto y estas personas?

- ¿Sabe que pasa? Creo que los 98 no eran solo mupepistas sino había de todo. Porque hay mucha gente que trabaja desde hace años en la municipalidad y que encima ni le importa el partido político sino venir, trabajar, estar insertada dentro de una institución con respeto y responsabilidad. No todos somos politiqueros, no nos equivoquemos.

“Además no hablo solamente de la gente que se va digitando políticamente de un partido o de otro, sino hablo de todos los partidos políticos” sostuvo Lugones. “Porque acá, cada vez que uno se va y entra otro, entra y sale gente como si fuéramos muebles. A eso me refiero y en eso no estamos de acuerdo.”

“El empleado municipal no tiene que ser nunca más producto de los problemas o situaciones políticas que tenga la institución. Tenemos que estar capacitados, evaluados, recategorizados de acuerdo al escalafón y a la ley. No podemos ser nunca más la artillería política de los que se vienen, de los que se quedan, de los que se van, de los que no les gusta mi cara, mi altura o mi manera de hablar. Basta de esas situaciones.”

“De ahora en adelante los empleados vamos a estar todo el tiempo observando qué medidas se toman, cómo se toman, y por más que el Poder Ejecutivo tenga todo el poder para hacerlo, si consideramos que está fuera del marco de la ley, se lo vamos a objetar y lo vamos a luchar hasta lograr que se hagan las cosas como corresponde. Pero no nos pueden venir a cambiar un partido político u otro el futuro de la familia municipal o de una comunidad. A ver si de una vez por todas nos ponemos la camiseta de Pinamar y empezamos a defender el lugar.”

- En campaña se decía que habían muchos empleados municipales y que se pretendía regular el tema. Por el otro lado, lo escuchamos en reiteradas oportunidades al Intendente y a sus funcionarios decir que el presupuesto no alcanzaba, dando a entender que responsabilizaba a los trabajadores municipales si no los dejaban aumentar las tasas. ¿Qué opina de esto?

- Muy simple. El empleado municipal no es responsable del déficit económico que hay en la Municipalidad. Y no vamos a ser tampoco los responsables del aumento de las tasas.

“Pedimos el aumento porque nos corresponde, pero sáquenlo de donde lo tengan que sacar. Institucionalmente, si el Intendente lo es, está preparado para hacer un análisis y poder evaluar qué le pasa a la municipalidad, dónde se genera el déficit y cómo manejarlo. ¿Por qué siempre el empleado municipal es el arma para manejarlo con le aumento de tasas, el arma para sacarlo o ponerlo? No, acá el déficit viene por otro lado y no es porque se pagaron millones por los sueldos…”

- ¿Las relaciones están rotas con el Ejecutivo?

- Para nada. Si el señor Intendente está ofendido o dolido por algo, creo que lo tiene que rever. Porque nosotros estamos dispuestos a colaborar cada vez más, participar más y defendiendo más nuestros derechos. Queremos seguir en el diálogo y vamos a seguir luchando por nuestro aumento salarial, para que la institución tenga los insumos que les corresponde para poder trabajar tranquilos y vamos a seguir denunciando lo que está mal.

Comentá la nota