En Pinamar gana Porretti y, en San Martín, Barrionuevo venció ampliamente al candidato de Moyano

Los intendentes del conurbano, a excepción de Francisco "Barba" Guitiérrez (desafiliado en Quilmes), encabezaron listas únicas.
La lista de unidad impulsada por el kirchnerismo a nivel provincial tuvo su correlato en 99 de los 134 municipios bonaerenses, mientras sólo en 35, la mayoría de las secciones electorales Segunda y Cuarta, se enfrentaron varias listas kirchneristas y opositoras. Un dato clave en el rearmado partidario diseñado por Kirchner fue habilitar a los viejos intendentes del conurbano para mantener la presidencia del peronismo en sus respectivos distritos y alentar la competencia en aquellos donde no pudo acordar lista única.

Como dato llamativo, hay que destacar que, pese a su traumática destitución, en Pinamar se imponía el intendente destituido Roberto Porretti contra su ex aliado, sucesor y ahora detractor Rafael De Vito. Mientras tantol, en San Martín, ganó con el 65 por ciento de los votos la lista opositora encabezada por la diputada nacional duhaldista Graciela Camaño, quien apoyada por la CGT opositora que conduce su esposo, Luis Barrionuevo, se enfrentó al candidato del titular de la CGT oficial, Hugo Moyano: el metalúrgico Osvaldo Lobato, que obtuvo el 35 por ciento. En Presidente Perón, también ganaba la oposición, encabezada el barrionuevista Carlos Acuña, sobre el kirchnerismo.

Los jefes territoriales clásicos como Hugo Curto (Tres de Febrero), Mario Ishii (José C. Paz), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Julio Pereyra (Florencio Varela), Juan José Mussi (Berazategui), Baldomero Álvarez de Olivera (Avellaneda), Luis Acuña (Hurlingham), Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas), Raúl Othacehé (Merlo) y Alejandro Granados (Ezeiza) mantuvieron el control del PJ de sus respectivos distritos.

En Tigre, el abanderado kirchnerista para presidir el PJ local, también con lista única, fue el jefe de Gabinete, Sergio Massa.

Otro dato fue la incorporación de intendentes "nuevos" kirchneristas de la zona Sur, con excepción del intendente de Quilmes, Francisco "Barba" Gutiérrez cuya candidatura fue dada de baja por estar afiliado a otro partido.

Es el caso de los jefes comunales de Esteban Echeverría, Fernando Gray; de Almirante Brown, Darío Giustozzi; de Lomas de Zamora, Jorge Rossi, y de San Vicente, Daniel Di Sabatino, también encabezaron listas únicas para presidir el PJ local.

En cambio, en Lanús, el intendente Darío Díaz Pérez -que desbancó al clásico Manuel Quindimil- debió conformarse con aceptar la presidencia de su jefe político, el senador José Pampuro. Una situación similar sucede en La Matanza, donde el intendente Fernando Espinoza seguirá teniendo a Balestrini como presidente del PJ local.

Estos son los primeros comicios internos del PJ a nivel provincial en los que no participa el ex presidente Eduardo Duhalde, quien prefirió prescindir de tomar partido, pero busca armar un frente anti-k de cara a las elecciones del 2009 y 2011.

Las mayores expectativas se produjeron en San Martín, Morón, Luján, Presidente Perón, San Isidro, San Miguel, Pinamar y varios distritos del interior como Las Flores, Azul, Bolívar y Tres Arroyos, donde el conflicto del gobierno con el campo se reflejado en la interna peronista, con varias listas anti-kirchneristas.

En San Miguel, Aldo Rico, tras su vieja alianza con el duhaldismo, peleaba hoy por quedarse con la presidencia del PJ local, en competencia con su sucesor, Joaquín de la Torre, quien intentaba validar su mandato.

En San Isidro, se enfrentaron el actual presidente del partido, Sebastián Galmarini, hijo del ex secretario de Deportes menemista Fernando "Pato" Galmarini y cuñado del jefe de Gabinete, Sergio Massa, con Santiago Cafiero, nieto del ex gobernador Antonio Cafiero e hijo del embajador en el Vaticano, Juan Pablo Cafiero.

Comentá la nota