El piloto que lleva a Cristina Kirchner a Madrid no garantiza el cese de los paros de Aerolíneas Argentinas.

Jorge Pérez Tamayo, líder de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas, habló de Marsans y la situación actual de la línea de bandera.
El avión que llevará a la presidenta Cristina Kirchner a España esta noche, estará cargado de funcionarios, gremialistas, empresarios y también de simbolismo. En los controles de la nave que trasladará a la comitiva que realizará la primera visita oficial a España luego de la decisión de expropiar Aerolíneas Argentinas y Austral de manos del grupo español Marsans, estará Jorge Pérez Tamayo, el líder de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA).

Es uno de los sindicalistas que, según los españoles, más obstaculizaron la gestión de Marsans. Perez Tamayo, incluso, fue señalado por el subdirector general de la empresa turística española, Vicente Muñoz, como uno de los responsables del quebranto de las dos líneas aéreas.

—¿Ni la más mínima sensación de revancha por pilotear el avión que lleva a España a la Presidenta que expropió a Marsans?

—No, para nada. Lo más importante es que se devolvió la empresa al Estado. En el Grupo Marsans dijeron de todo de APLA, en el Congreso incluso me señalaron a mí. Pero no obstaculizamos nada. La empresa era como un huevo sin yema, una cáscara vacía. Desde afuera se veía perfecto, pero sin los que estábamos adentro de la empresa y sin las denuncias que nosotros hicimos hubiera sido imposible hacer público ese vaciamiento.

—El jueves firmaron un acuerdo por los sueldos de 2008. ¿El Gobierno puede estar tranquilo de que no va a sufrir paros?

—No hay ningún párrafo del acuerdo que mencione la paz social, ni el compromiso de no recurrir a la acción directa. No nos comprometimos a nada. Hace poco el gremio de los mecánicos decidió medidas, cada uno sabe dónde le aprieta el zapato. Desde que se hizo cargo el Estado no hay grandes conflictos gremiales. Todos, los gremios y el Estado tenemos un objetivo y es que Aerolíneas Argentinas sea la mejor empresa aérea del mundo.

—¿Los gremios mandan en Aerolíneas?

—No, no es así. Eso es lo que dicen en Marsans, que nosotros nos queremos adueñar de la empresa. Si gobernar la empresa es denunciar, o gobernarla es fiscalizar que no haya desmanejos, perfecto. Pero yo no creo que gobernemos la empresa. Los gremios fiscalizamos y denunciamos, de la misma forma en que vamos a fiscalizar a la administración estatal.

—¿Está bien que se compren Airbus para Aerolíneas?

—Si se quiere profundizar la monoflota y reducir costos, hay que optar por Boeing. Hay que ver cuál es el plan del Gobierno.

—¿Considera que en un plazo razonable la empresa volverá a dar ganancias?

—En el mundo actual, Aerolíneas no te va a dar nunca ganancias. Pero sí le va a dar ganancias al Estado, por otras vías. El año pasado más del 4% del PBI correspondió al turismo, y no hay turismo, hoteles ni congresos sin una línea aérea. El Estado está negociando la reactivación del Area Material Córdoba para que allí fabrique la brasileña Embraer sus aviones. Por cosas como esta es que había que estatizar.

“No acuatizaré con la Presidenta”

“Te lo firmo, quedate tranquilo, no voy a acuatizar con la Presidenta en el avión”, comentó risueño Jorge Pérez Tamayo, el piloto presidencial. Desde que el mes pasado un Airbus A-320 se vio forzado a un peligroso acuatizaje en el río Hudson en Nueva York sin que hubiera ni un herido, los comentarios respecto de esa maniobra son inevitables en el ambiente aeronáutico.

“Más allá de la maniobra del piloto, que fue muy hábil, en el Hudson fue muy importante el factor suerte”, no pudo evitar comentar Pérez Tamayo. “El río estaba planchado, había lanchas por todos lados para evacuar y, principalmente, los motores se desprendieron, porque sino le hubieran ofercido resistencia al agua y el avión se hubiera dado vuelta”, comentó con tono de perito.

“Aún sin tren de aterrizaje, yo prefiero darme un panzazo contra la tierra que contra el agua”, concluyó.

Comentá la nota