Dos pilares que se reencontraron y apuntalaron al campeón de América

Germán Ré y Rolando Schiavi, que llegó de apuro, fueron compañeros en Newell´s e integraron una defensa que se lució en la Copa Libertadores
Fueron silenciosos puntales del campeón, detrás de los pases de magia de Juan Sebastián Verón, de los gritos de Mauro Boselli y del corazón de Rodrigo Braña. Para escalar hasta la cumbre y quedarse con la Copa Libertadores, Estudiantes se nutrió de cada uno de sus valores. Y el destino de gloria unió a Germán Ré y Rolando Schiavi en una historia que ya tenía varios puntos en común. Ellos, dos de los pilares de una defensa que se lució a lo largo de la competencia, celebran un acontecimiento que, pese al transcurso de las horas, aún los tiene entre nubes.

Fueron compañeros en Newell´s y se reencontraron con la camiseta rojiblanca, entre las diagonales de La Plata. Ya en Rosario tenían una buena relación, que se profundizó con el esfuerzo que les llevó aferrarse al trofeo continental. Precisamente, Ré, de 27 años, fue uno de los primeros que abrazaron a Schiavi, de 35, cuando éste se incorporó a Estudiantes para el tramo final de la Libertadores. Es más, pese a la dilatada trayectoria del zaguero, cuentan que el Colorado fue uno de los más entusiasmados con la contratación, decidida sobre la marcha por las lesiones de Agustín Alayes y Marcos Angeleri. El Flaco se adaptó enseguida al grupo y Ré quedó como uno de sus laderos.

"Schiavi aportó una experiencia fundamental. Jugó muchas copas (salió campeón con Boca, en 2003) y se incorporó en un momento muy importante. El grupo lo recibió bien y enseguida le encontró la vuelta al club". Como en el country de City Bell, Ré presentó a su compañero.

Cada una disfruta la gloria. Hay que escucharlos, si no... "Ojalá que no sea la última vuelta olímpica. La Libertadores no se gana todos los días. Estoy muy contento porque ni me imaginaba que esto podía pasarme. En cuatro partidos quedé en la historia de otro club, que no tenía pensado, y hacerlo por cuatro partidos es una satisfacción también. Vine a dar una mano por los chicos que se lesionaron, me trataron muy bien y me sentí muy cómodo. Fue fácil adaptarme porque la defensa estaba armada. Creo que nos entendimos muy bien desde el comienzo", continuó Schiavi, que debutó en el éxito por 1-0 ante Nacional, de Uruguay, en La Plata, en el primer partido de las semifinales.

"Ganar la Libertadores fue lo máximo. No puede compararse con nada. Hicimos un gran sacrificio y, por suerte, ganamos una final muy complicada", explicó Ré, que también describió las virtudes del campeón: "Tuvimos muchos h... nadie nos pasó por encima y eso que jugamos en canchas muy complicadas. Después tuvimos jugadores fundamentales, como la Bruja, Boselli, la Gata Fernández, el Chapu Braña... todos".

Ambos coincidieron en que el triunfalismo de los jugadores y los hinchas del Cruzeiro los motivó para la gran final. "Con el 0-0 en La Plata creyeron que ya tenían la Copa en el bolsillo. Nos enteramos de los comentarios y también de que ya habían preparado el cotillón y cosas relacionadas. Nosotros mantuvimos la calma porque sabíamos de nuestras condiciones", describió Ré.

Los dos tuvieron su ovación en el Mineirao. Ambos fueron alabados en su regreso a La Plata. "En poco tiempo descubrí todo lo que genera este club. La gente es muy seguidora y el respaldo fue fundamental. Nos alentaron siempre y en todo lugar", se sorprendió Schiavi.

Algunos en Estudiantes pensaron en la posibilidad de que Schiavi se quedara. Pero será imposible por la cotización que fijó Newell´s. Si bien el club rosarino fijó una cláusula de rescisión de 10.000.000 de dólares, trascendió que los rosarinos darían el sí por US$ 2.000.000, cifra que también se consideró demasiado alta. "Ojalá pudiera quedarse, pero sabemos que es difícil. Dependerá de él o de los dirigentes", pidió Ré. Hasta que el propio Schiavi, que volvió a Rosario, dio algunos indicios de su futuro. "Tengo que quedarme en Newell´s, pero en el fútbol nunca se sabe. Esto es según las ofertas y las ambiciones del club. No sé... A mí todo me cambió en un día... Así que... Pero la verdad es que me gustaría pelear otra vez cosas importantes. Ya me acostumbré, je...".

Y, lentamente, cada uno pone la mente en lo que vendrá. Ré, aunque dice concentrarse en los festejos y en las vacaciones, ya sueña con el Mundial de Clubes. Schiavi, a quien otra vez se lo vincula con Boca, piensa en no quedarse sólo con los laureles conseguidos. Fueron dos de los pilares de Estudiantes. Sus nombres ya quedaron bien legibles en el cuadro de los notables.

* Basile también felicito al DT y sus muchachos

Alfio Basile, flamante DT de Boca, también ponderó al campeón de América: "Felicito a Estudiantes. Ya veía yo, cuando superó a Defensor y Nacional, que tenía la Copa Libertadores ganada en un 90%, que era campeón. Es un muy buen equipo. Le quiero mandar un abrazo a Sabella. Debe de ser un ejemplo mundial porque tal vez sea el primer DT que asume y en su primer torneo gana una Copa. Estudiantes tiene un cuadrazo y Verón es un crack".

Y Sabella dijo sobre ellos...

"Schiavi confirmó todo lo que habíamos visto de él: nos dio experiencia y tranquilidad en la defensa; lo trajimos para eso y cumplió muy bien".

"Ré nos garantiza una regularidad fundamental en varios puestos de la defensa; sabe cómo ubicarse y es bastante preciso en los cruces".

Comentá la nota