"Pilares de Esperanza" A un año de su creación, el centro de rehabilitación atiende a cerca de 2500 pacientes por mes

Las estadísticas indican que mensualmente llegan 2440 personas, en su mayoría con problemas motores. Hace 6 meses atendían a 300 pacientes. Hoy son casi diez veces más. En el lugar trabajan 13 profesionales y 11 voluntarios. Ya se convirtió en un centro de referencia y excelencia en la materia.
El Centro de Rehabilitación Pilares de Esperanza cumplió ayer su primer año de existencia en la comunidad de Pilar, y en ese corto lapso de tiempo ya se ha convertido en un lugar de primera categoría que es consultado y recomendado por los especialistas en la materia.

Inaugurado el 28 de octubre de 2008, el proyecto nació por iniciativa de la Secretaria de Educación Cultura e Integración de la comuna, María del Carmen Rodríguez, quien con un grupo de colaboradores encaró la tarea de la construcción de un sueño que desde el principio tuvo un sólo objetivo: colaborar con el mejoramiento de la calidad de vida de las personas con discapacidades.

Hoy, a un año de su creación el centro ha crecido considerablemente. En ese sentido, según estadísticas del lugar, en los primeros meses de existencia, Pilares de Esperanza recibía la consulta de 300 pacientes por mes. Hoy, el número es mucho mayor. Su titular, la licenciada Isabel Arata, aseguró que hasta el mes de septiembre, el centro de rehabilitación está atendiendo a 2440 pacientes por mes. Casi diez veces más del número que se registraba hace 6 ó 7 meses. Y, según especificó la profesional, las prestaciones son en su mayoría para casos de discapacidad motora.

"En Pilares de Esperanza trabajan kinesiólogos, fisiatras, terapistas ocupacionales, psicólogos y musicoterapeutas que se ocupan de trabajar con personas de todas las edades, desde el primer mes de vida hasta los cien años", explicó Arata en diálogo con Pilar de Todos y especificó que en total son 13 profesionales y 11 voluntarios.

Centro de referencia

El profesionalismo del lugar y la complejidad con la se trabaja, cuenta con equipos y técnicas de rehabilitación de última generación, ha colocado a Pilares de Esperanza en u lugar privilegiado dentro de la medicina a tal punto que en la actualidad los estudiantes de diferentes universidades lo tienen en cuenta a la hora de realizar investigaciones.

En ese sentido, Pilares de Esperanza recibe a los alumnos de la carrera de Terapia Ocupacional de la Universidad de Buenos Aires quienes allí realizan tareas de investigación y docencia. Asimismo, también es sede de la Universidad del Salvador, cuyos alumnos realizan sus prácticas médicas en el lugar.

Paralelamente, colabora con Pilares de Esperanza la ONG "Misión Salud" prestando servicios a través de sus voluntarios y teniendo como premisa cuatro pilares básicos: Salud, educación, nutrición y psicología.

Comentá la nota