Pierde fuerza el intento por separar a Lezama de Chascomús

Mientras un sector del FpV-PJ busca tratar el proyecto en la Legislatura en agosto, dos informes técnicos le bajaron el pulgar. En Chascomús acusan al diputado Raúl Pérez de fogonear a los autonomistas, incluso contra la posición de Scioli. ¿Operación política o reclamo justo?
Una fuerte preocupación se ha instalado en el seno de la comunidad de Chascomús debido a que se considera que el turbio tratamiento que está teniendo en la Legislatura el proyecto que impulsa la división de Lezama del distrito es impulsado por un sector del oficialismo que ni siquiera cuenta con el aval del Ejecutivo provincial, ni mucho menos con respaldo técnico alguno.

Es más, la reacción de los representantes de Chascomús ha sido reclamar un profundo debate sobre el tema y encargarle a la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) sendos estudios respecto de la viabilidad de la iniciativa autonomista que ahora parece desinflarse.

Ocurre que la casa de altos estudios emitió dos informes (uno de la Facultad de Ciencias Económicas y otro de Derecho) en los que se desaconseja la división y concluye que "no resultaría conveniente escindir parte del territorio del partido de Chascomús a fin de establecer la creación de un nuevo municipio, con cabecera en la ciudad de Lezama" (ver aparte).

Pero la preocupación persiste. ¿La razón? Hay indicios claros de que detrás de la embestida legislativa para que se apruebe la división hay personajes tan polémicos como el diputado provincial Raúl Pérez, sobre quien actualmente pesa una causa judicial abierta por enriquecimiento ilícito.

Es más, en Chascomús y Lezama es vox populi que el legislador es quien fogonea las movilizaciones de vecinos de esta última localidad a la Legislatura para presionar a sus pares de la Cámara baja provincial en procura de una rápida sanción de la controvertida iniciativa separatista.

En la última sesión legislativa, la cuestión provocó acaloradas discusiones y posiciones encontradas, incluso dentro de los bloques mayoritarios. Pérez, que intentaría sacar rédito político con la división distrital, actúa movilizando a los vecinos de Lezama.

Así lo confirmó a medios de Chascomús Marcelo Racciatti, de la comisión "autonomista", que sostuvo que la última movilización a La Plata fue a instancias del presidente del bloque del Frente para la Victoria (FpV), Raúl Pérez, que pidió el desplazamiento de lezamenses a la Legislatura.

En Chascomús y Lezama ya califican a este personaje como el fogonero del reclamo autonomista.

En su última sesión, en la que Pérez intentó imponer el proyecto sin éxito, se decidió incluir la polémica iniciativa dentro del orden del día de la próxima sesión, que será en el mes de agosto, para ser tratada con o sin despacho de comisión.

Frente a ello, la diputada de la Coalición Cívica Ana de Otazúa destacó que "recorrimos todos los bloques para tratar este tema. Hay que propiciar el debate legislativo y no dar un tratamiento a la ligera a un tema tan delicado, ya que crear nuevos municipios empobrecidos es contraproducente".

La polémica está planteada y el plan separatista parece perder terreno. Agosto promete ser un mes clave para determinar si finalmente primará el diálogo y la búsqueda de consensos o las operaciones políticas para crear un distrito pensando únicamente en el rédito personal de algún legislador.

Una causa difícil de defender

Los legisladores que hasta el momento han impulsado la división de Chascomús no se han caracterizado por revalidar sus pergaminos. El senador oficialista Néstor Auza fue candidato a concejal en Tandil, obteniendo la mitad de los votos que el radicalismo, allí triunfante con Miguel Lunghi a la cabeza.

En tanto, Osvaldo Goicochea, presidente del bloque oficialista en la Cámara alta, fue también decidido impulsor, habiendo sido segundo en las listas oficialistas, detrás del testimonial intendente marplatense, Gustavo Pulti, que aún así salió tercero.

Incluso, Raúl Pérez, que más que sumar le restó votos al oficialismo el 28 de junio, en la última sesión de Diputados, cuando solicitó la inclusión del proyecto para ser considerado "con o sin despacho", lo hizo de manera bastante informal, como que no recordaba el número de expediente, ni el título del mismo, refiriéndose simplemente a "la restitución de Lezama".

Comentá la nota