¿Pierde fuerza la idea de separar a Lezama del Municipio de Chascomús?.

Dos informes técnicos de la Universidad Nacional de La Plata ponen en jaque, por inviable, el proyecto de dividir a la localidad de Lezama del partido de Chascomús - Sin embargo, un sector del FpV-PJ busca aprobarlo en la Legislatura en agosto - Se acusa a algunos diputados y al partido vecinalista de fogonear a los autonomistas buscando "intereses estratégicos o de negocios en común".
Un análisis político sobre la situación que se vive en Chascomús en relación al proyecto de división del Partido que está en tratamiento en la Cámara de Diputados difundió la Agencia de Noticias ANDigital en su página web, el que a continuación publicamos.

En la comunidad chascomunense una fuerte preocupación se ha instalado porque la iniciativa es impulsada por un sector del oficialismo que no cuenta con el aval del Ejecutivo provincial, ni mucho menos con respaldo técnico.

Recientemente, la Universidad Nacional de La Plata emitió dos informes (uno de la Facultad de Ciencias Económicas y otro de Derecho) en los que se desaconseja la división y concluye que "no resultaría conveniente escindir parte del territorio del partido de Chascomús a fin de establecer la creación de un nuevo municipio".

Sin embargo, en la ciudad de la laguna sostienen que hay diputados que impulsan la movilización de la población de Lezama para lograr beneficios políticos y también dirigentes del vecinalismo que con sus "actitudes" también impulsan la separación.

Días atrás, hubo una reunión pluripartidaria en la Sociedad de Fomento de Villa Luján en donde estuvieron presentes casi todos los sectores, menos los concejales de Unidad por Chascomús (vecinalismo), que constituye la principal fuerza de oposición, y que demostró que no tiene posición tomada en temas de interés de la comunidad como lo es la autonomía de Lezama.

A esto, se le suma un desliz público de su máximo referente, Javier Gastón, quién expresó a pocas horas de las elecciones su deseo de presidir el Concejo Deliberante, mostrando más preocupación por los cargos que por impulsar programas de acción en la función pública.

En ámbitos de la ciudad se comenta que quedó demostrada la capacidad de oponerse de la fuerza, pero no su actitud de construir.

La polémica está planteada y el plan separatista parece perder terreno. El mes próximo será clave para determinar si finalmente primará la búsqueda de consensos o las operaciones políticas para crear un distrito que no tiene mucho sustento.

Es más, muchos sostienen que de aprobarse la creación de Lezama, se generarán muchos pedidos de audiencia desde varias localidades que tienen mayor lógica para independizarse como Quequén, Batán y Huanguelén, entre otras del Gran Buenos Aires.

Comentá la nota