Pierde fuerza en la UCR la idea de una interna presidencial

Pierde fuerza en la UCR la idea de una interna presidencial

Cada vez son más las voces dentro del radicalismo que desalientan la idea de desafiar al presidente Mauricio Macri en las primarias de agosto próximo con un candidato propio. Ayer fue el turno del gobernador de Jujuy , Gerardo Morales . El mandatario provincial advirtió que una contienda interna podría debilitar la figura del Presidente.

"Hubo planteos dentro del radicalismo sobre participar de las PASO con el Presidente. Es una posición que no ha tenido un eco mayoritario y yo no la comparto. Estoy convencido de que el candidato es Mauricio Macri. Un planteo y un debate público de ese tipo debilitan la figura presidencial", dijo Morales en declaraciones a Radio Mitre.

ADEMÁSLa compleja estrategia del Gobierno para encarar los resultados en NeuquénEl Gobierno admite que este año no se aprobará el Código Penal

El gobernador jujeño -que anteayer anunció que desdoblará la fecha electoral de su provincia respecto de las generales- se mostró partidario de priorizar en estos momentos el respaldo al Presidente.

"Hay que fortalecer en los momentos más complicados, atravesar esta crisis y en todo caso aportar con ideas algunas cuestiones que no compartamos, pero en el plano interno. Estamos convencidos de que es el único camino el que ha tomado el Gobierno", cerró.

El gobernador jujeño expresó así lo que muchos en la conducción del partido piensan: competir en una elección primaria con el Presidente podría ser más riesgoso que beneficioso para la UCR. En primer lugar, porque todavía no tiene un candidato seguro para la compulsa; Martín Lousteau, el favorito del sector "rebelde" del radicalismo, hizo trascender su malestar con la cúpula del partido porque siente que utilizan su nombre como ariete para dirimir sus pujas con la Casa Rosada en la definición de los cargos electorales.

Hay otra razón clave para evitar la elección interna: en una eventual derrota ante el macrismo, la UCR perdería lugares en las listas de legisladores nacionales de Cambiemos en todo el país. Esto sería así porque cada sector debería competir con su propia nómina de candidatos, por lo que el ganador se llevaría la mayoría de los cargos. Esta sería una importante diferencia respecto de las elecciones primarias de Cambiemos en 2015, en la que los tres precandidatos -Macri (Pro), Ernesto Sanz (UCR) y Elisa Carrió (Coalición Cívica)- habían acordado listas comunes de candidatos en todo el territorio antes de la compulsa.

Además, no son pocos quienes sostienen que, en estos momentos difíciles para el Gobierno en materia económica, una compulsa interna debilitaría a la coalición y a las posibilidades de Macri de alcanzar la reelección.

El presidente del partido, Alfredo Cornejo, postergó una decisión hasta mayo próximo y evita anunciar la fecha en que se convocará a la Convención Nacional del partido, instancia que impone la carta orgánica del partido para definir la estrategia electoral a seguir. "Cornejo patea la Convención para adelante, no define la fecha ni el lugar. Se habla de Jujuy, también de Córdoba. Es evidente que se quiere desinflar la posibilidad de una elección interna con Macri", admitieron en el sector más díscolo del partido.

No solo Morales expresó su desacuerdo con las primarias. Días pasados el vicegobernador Daniel Salvador sostuvo que el radicalismo no hará "nada que debilite al Presidente, que es el candidato de Cambiemos. Mario Negri, jefe del interbloque de Cambiemos, pidió a sus correligionarios "tener cuidado con la interna porque el PJ se prepara para volver". Y el tucumano José Cano pidió moderación "porque nos podemos quedar sin nada en las legislativas nacionales".

¿Qué sucedería si la cúpula del partido resolviera no ir a las PASO? "Muchos correligionarios disgustados con el Gobierno podrían enfilar hacia la candidatura de [Roberto] Lavagna si Macri continúa sin levantar cabeza", arriesgan.

Lo cierto es que la conducción del partido sigue con mucha preocupación la marcha del Gobierno y los escasos resultados en materia económica. Así lo advirtieron en el comunicado que firmaron los tres gobernadores radicales el lunes pasado: allí reclamaron al Gobierno que revise las subas en las tarifas de los servicios públicos y que aplique políticas que fomenten el consumo y el crédito. Asimismo, reclamaron participar en las designaciones de los cargos nacionales, incluido el binomio presidencial.

"Fue un documento para intentar contener al sector más díscolo del partido. Pero sabemos que, en realidad, no va a tener demasiado efecto: difícilmente Macri ceda la vicepresidencia a un radical y, menos aún, cambie el rumbo económico", admiten en el radicalismo.

Coment� la nota