"Pienso que se votó un presidente que no es representativo del Cuerpo"

"Pienso que se votó un presidente que no es representativo del Cuerpo"
Explicó los motivos de su participación en la lista que la llevó a formar parte del HCD local. Reconoció que los eventos en torno de la elección de Franco Cominotto en reemplazo de Julio Alem son un indicio preocupante. Y se mostró inquieta por el alto grado de intolerancia social que se ve reflejado en el HCD.
Para explicar su posición respecto del cambio de presidencia en un HCD al que recién arriba, así como para referirse a sus intereses relacionados con la actividad política y la nueva función que se apresta a desempeñar, participó este sábado del programa Radioaficionados, emitido de 10 a 13 por FM 98Pop, la flamante edil Celeste Amarante.

Aunque asumió el 7 de diciembre de 2009, esta abogada de 30 años cuyo hobby es la lectura participó en los dos años previos como funcionaria eseverrista desde la Dirección de Regulación Dominial. Por otra parte, su padre fue recientemente distinguido por haber sido uno de los concejales electos en el regreso de la democracia, en 1983.

La militante del PJ explicó los motivos de su participación en la lista que la llevó a formar parte del cuerpo deliberativo local y negó que el modo en que se dio la asunción de los nuevos concejales haya modificado su visión. "No me he desencantado porque es algo que siempre quise: es algo que a mí me gusta, es lo que me interesa y para lo que tengo vocación, que es la función política; así que desencanto no".

De todas formas, reconoció que los eventos que rodearon a la elección de Franco Cominotto en reemplazo de Julio Alem son un indicio preocupante y aludió a la falta de sustento legal que conlleva ese acto. "Sí es verdad que todavía no empezó el trabajo cotidiano de la labor del Concejo Deliberante, pero el tema de elección del presidente del Cuerpo ya lo veníamos viviendo con cierta expectativa desde los días previos al 7 de diciembre. Todo lo que esto desencadena son posturas políticas de los diversos bloques que conforman hoy el Concejo, tiene una diversidad muy amplia. No se logró un consenso y pienso que se votó un presidente que no es representativo del Cuerpo, que no tiene legitimidad salvo la de los votos conseguidos, incluso su propio voto", afirmó Amarante.

De esa jornada, en principio recordó que "a Carola Patané no la vi llorar, sí la vi molesta" y evaluó poco factible de haberse concretado en ese momento la concepción esbozada desde la oposición. En ese sentido, descartó que haya grandes dificultades para mantener la gobernabilidad. "Tampoco creo que haya sido un golpe simbólico al Frente para la Victoria, creo que en todo caso la intención de la oposición fue golpear al gobierno local, no al Frente para la Victoria. Algo que creo que tampoco se consigue y que no es la forma, además. No sería la primera vez que un Ejecutivo tiene que gobernar sin la presidencia del Concejo Deliberante y se puede hacer".

Relacionado con lo anterior, la novel concejala se refirió a los intereses con que llega al Concejo, ya que luego del cariz que tomara la elección del presidente del Cuerpo distan de asemejarse a su experiencia ideal. "Mis expectativas nunca fueron de confrontar en el HCD, pasan por otro lado. Veo una política local tendiente a la discusión, a la confrontación, al discurso de la búsqueda de consenso pero realmente no creo que se esté logrando y de hecho hubo muestras en este mes de falta de consenso y de diálogo", lamentó Amarante.

Nuevo acercamiento

Con semejante antecedente, analizó que "ahí va a estar en juego la capacidad de diálogo y de consenso de todos los bloques en querer defender un proyecto o los que se presenten y vamos a ver qué capacidad real tiene cada bloque en conjunto para intentar sacar los proyectos".

Sin embargo, la concejala oficialista reconoció que ese ámbito no le es ajeno. "Mi papá fue concejal con la vuelta de la democracia en el año 83 y también después en otro período. Hay una cuestión familiar que se puede llamar hereditaria. Siempre se habló de política en mi familia pero a su vez es un tema que siempre me interesó. Tengo otros dos hermanos con la misma crianza y por ahí ellos se interesan, leen y están actualizados pero no tienen un interés de participación activa en la política, a mí me gusta mucho", definió.

En cuanto a su experiencia previa, hizo un repaso del camino recorrido hasta el desembarco en el HCD. "Terminé de estudiar, volví a Olavarría y me puse a trabajar con el equipo de Alicia Tabarés. En 2007 fui candidata a concejal en sexto lugar". Sobre el futuro inmediato y la composición del legislativo local puntualizó que "la juventud en sí misma no implica nada si no va acompañada de otras cuestiones. Se puede ser joven y vacío en un montón de cosas, de cualidades, de actitudes, de aptitudes. Como tampoco los años, en determinados lugares, representan nada. Sí es verdad que un recambio generacional puede aportar temas nuevos a tratar en cuestiones sociales o de la comunidad que por ahí hace unos años no existían o no se trataban. Pero no creo que ser joven aporte algo en sí mismo".

Del pasado reciente y de la participación juvenil en política opinó que existen indicios de un nuevo acercamiento, aunque "desde hace unos años hubo una tendencia por toda la situación que se vivía en el país y mundialmente también, y quizás haya ese desencanto del que hablábamos por parte de los jóvenes por todo lo que ha sido la historia política de la Argentina. Hoy esa tendencia se está modificando y se empieza a mostrar un nuevo interés en los jóvenes. Por lo menos noto que en algunos casos están un poco más informados, quizás por temas que los tocan directamente como grupo generacional".

Intolerancia

En relación con el desprestigio social que pesa sobre sus dos profesiones en la actualidad explicó que "el tema de ser abogado es como toda profesión, cuando a alguien le va bien con un médico es el mejor médico del mundo y cuando a alguien le va mal, lo critica. Me parece que con los abogados pasa lo mismo". Esa cuestión no la inquieta, dado que ha cumplido sus aspiraciones personales. "De mi vida, fue todo lo que quise, todo lo que aspiré. Creo que voy encaminada a realizarme como mujer y en lo laboral también". En otro pasaje del programa definió al olavarriense "como un hombre trabajador, interesado por avanzar y prosperar en la vida, e interesado por los amigos".

En cuanto a una visión macro, eligió los parques como lo que más le gusta de la ciudad. Y se mostró preocupada por "el alto grado de intolerancia que veo en la gente, aunque no es una cuestión privativa de Olavarría. Lo que se vive o lo que se percibe desde lo social se ve reflejado en todos los ámbitos de la vida, en el trabajo, en la familia y en toda situación" para concluir que ese estado de cosas se ve reflejado en las sesiones del HCD.

Amarante no eludió su responsabilidad como legisladora y reclamó que "Julio Alem debería presentar formalmente el proyecto de establecer una zona roja para la ciudad, aunque todavía no sé cuál es el espacio físico que propone para su instalación. Y tampoco si toma encuentra lo que es la experiencia de Capital, ya que generó muchos conflictos con los vecinos, con la gente. Como proyecto no sé si sería o no viable, pero debería ser más concreto en cuanto al espacio".

La flamante concejala por el Frente para la Victoria precisó su postura ante la denominada profesión más antigua del mundo y su desarrollo en el país. "Estoy totalmente de acuerdo con lo que fue la clausura de los cabarets. Creo que si siguieron funcionando después de la prohibición forma parte de la viveza típica argentina y de lo que son los negocios. No tenemos que olvidarnos que la prostitución está vinculada con otros temas que afectan a la sociedad en forma directa como indirecta. Es un aprendizaje continuo tomar medidas para tratar de rebatir todas estas cuestiones. La prostitución es un tema grave, es real, existe".

Comentá la nota