"No piensen sólo en Yao".

NBA / PARTIDAZO DE SCOLA ANTE TORONTO: Es el mensaje de Luis para los rivales, que doblan la marca del chino y le dejan huecos en la pintura.
Ya la volcaba a los 12 jugando con los preinfantiles de Ciudad, antes de pasar a Ferro, pero nunca lo sintió como una clave para su juego y con los años se convirtió en una rareza. Por eso la cara de sorprendido de Luis Scola tras su volcada para el 107-97 sobre Toronto, una entrada furiosa por el medio, aprovechando la asistencia del base Brooks y dejando a Chris Bosh fuera de foco como toda la noche.

"Debo haber hecho sólo dos o tres en la temporada. El tema es meterla. No importa cómo", explica. La volcada fue el cierre para otro partidazo ofensivo de Scola, que tiró 10-17 dobles y sumó 20 puntos, en 33 minutos. Además, bajó 16 rebotes (cinco en el tablero rival) y así logró su 23ª doble figura (octava en nueve partidos). En esa estadística, liderada por David Lee (New York) con 48 en la temporada, aparece con la misma cantidad que un peso pesado como Shaquille O'Neal (Phoenix)...

Yao Ming también hizo 20 puntos (9-16 dobles). Los internos de los Raptors, el italiano Bargnani y el larguirucho Bosh, salieron con la idea de doblar la marca del chino. Por eso quedaron huecos cerca del aro, muy bien aprovechados por Luifa, que en el primer tiempo encaró a Bosh en el poste bajo y en el segundo superó a Bargnani sin problemas.

Carl Landry, ala pivote suplente de los Rockets, fue la pareja ideal mientras no estuvo el gigante chino en cancha: 22 puntos (7-9 dobles). "Todos piensan en controlar a Yao. Tenemos que castigarlos por eso. No piensen sólo en él", dijo Scola tras la décima victoria al hilo como locales.

La consiguieron gracias a los puntos en la zona pintada (60-30), una noticia positiva para el técnico Adelman, que busca variantes para reemplazar el aporte del lesionado McGrady y no quiere depender de Yao: "Lo de Luis fue tremendo. También lo de Carl. Lastimaron a Toronto con su movilidad".

Houston, tercero en el Oeste (39-22), visitaba anoche a Utah. ¿Habrá llegado el mensaje de Scola?

Comentá la nota