“Que piensen que en cualquier momento se quedan sin vehículo”

Severidad: en el municipio consideran que la permanencia de los controles de tránsito y las retenciones de motos y autos darán resultados positivos. “En algún momento había que ponerse un poco más severos”, dijo la jueza de Faltas, Alicia Corral, sobre los secuestros preventivos de vehículos. Defendió la legalidad de esos operativos.

La jueza de Faltas de la ciudad, Alicia Corral, defendió ayer la implementación de las retenciones de autos y motos y consideró que los infractores de tránsito “tienen que sentir que en cualquier momento se pueden quedar sin vehículo”. La funcionaria respaldó la legalidad de la nueva normativa municipal.

A partir de la puesta en vigencia de la ordenanza 3.846, se comenzó esta semana en la ciudad con las retenciones de vehículos. La medida ya levantó polémica durante los primeros días de vigencia. Es porque la Ley de Tránsito nacional dispone el secuestro preventivo en casos excepcionales y brinda la posibilidad al infractor de evitar el secuestro del vehículo si subsana en el lugar la falta o se consigue que otra persona, habilitada para conducir, lo retire del sitio del operativo.

Sin embargo, la ordenanza local dispone directamente la retención del vehículo, sin esa oportunidad. “Tenemos competencia. La ley nacional da el marco, no podríamos ser más flexibles que esa ley, pero sí más inflexibles, siempre y cuando no se conculque ningún derecho constitucional”, interpretó ayer Corral.

Por otro lado, replicó las críticas por el cariz de la gestión municipal. “No coincido con que se trate el tema como represivo. Es preventivo. Es correctivo”, dijo. Y aseguró que “el Juzgado no pretende recaudar sino corregir la conducta del infractor. El municipio modelo sería con un Juzgado de Faltas pequeño y pocos expedientes y no con la cantidad que maneja ahora”.

Más inflexibles

La funcionaria explicó ayer que “como competencia originaria del municipio, podemos convenir, como comunidad, la existencia de la ordenanza que está vigente, siempre que no conculque ningún derecho constitucional”.

“No es secuestro de vehículos. Es una retención preventiva”, diferenció. “Para vivir en comunidad, los santarroseños tenemos normas. La ley nacional te da el marco. Estas cosas son así. Yo no podría ser más flexible que la Ley de Tránsito, pero sí más inflexible, siempre y cuando no conculque un derecho constitucional”, insistió.

- ¿En este caso no ocurre eso?

- No, para nada. La ordenanza es absolutamente legítima, legal. Tiene vigencia. Aparte, estoy convencida de que está bien hecha porque es impresionante la cantidad de gente que no tiene regularizado el dominio de las motos, que no tiene los papeles en orden. Son boletos de compraventa de boletos de compraventa. Patente no tiene nadie. Al retener la moto, tiene el trastorno de venir acá y le hacés entender que si soluciona ese problema, podrá ser eximido de la multa. Esta es la función reparadora del Juzgado. No son las multas. Si en diez días hábiles se presenta con el carné, la tarjeta verde y el seguro, podemos darlo por corregido.

- El objetivo parece recaudar.

-No, para nada. Lo que pasa es que es difícil que alguien cumpla con esos plazos. Las motos que se retienen, todos son infractores, tienen antecedentes. Todos están en conocimiento pleno de que deben tener su tarjeta de conducir. No sé por qué no lo hacen. No lo entiendo. Me preguntaba si era una cuestión de costos, pero no es muy caro. No entiendo por qué nadie tiene los papeles en regla.

- ¿Para retirar la moto el infractor antes tiene que pagar la multa?

- Sí. La resolución sale con la multa y (los gastos por) la estadía que tuvo la moto acá.

- ¿Por qué no se permite ir a buscar el casco o que un familiar con carné retire el vehículo del puesto de control?

- Eso pasó en los últimos cuatro meses. Les dabas la oportunidad y los tipos daban la vuelta, se prestaban los cascos, venían y seguían circulando sin casco. ¿De qué otra manera se puede tomar conciencia de esto? En algún momento había que ponerse un poco más severo. El casco es absolutamente necesario. Es seguridad. No lo comprenden. Y digo que estoy contenta con el trabajo que venimos haciendo con los menores, porque de las motos retenidas hasta ahora, ninguno era menor.

Control permanente

- ¿Es optimista sobre resultados rápidos con esta metodología?

- Sí. No sé qué es rápido para ustedes. Esto es un problema. Es un proceso. Acá hay muchos infractores que nunca pagan las multas.

- ¿Entonces?

- El procedimiento que indica el Código es que una vez que esté firme la sentencia, se pasa a Jurídicos y se ejecuta. Con la retención, el infractor tiene que ocuparse de hacer un trámite determinado, que lleva tiempo y esfuerzo, tiene que reunir la documentación. La incomodidad que produce venir a hacerse de la moto va a causar efecto en la persona que tenía diez multas en el año y no aparecía nunca por el Juzgado. Ahora tiene que venir. Yo reconozco que es una incomodidad, pero si no hubiera sido infractor, no la tendría. ¿O alguien ignora que hay que circular con casco y licencia?

- ¿En qué lapso esperan resultados?

- Hay que mantener una permanencia de esto. Pareciera que el ciudadano debe sentir que en cualquier momento puede ser requerido para un procedimiento de tránsito, que la cuestión no se distienda. No digo que se eleve el número de retenciones, sino que exista la sensación de control.

- ¿La persona debe sentir que se puede quedar sin la moto en cualquier instante?

- Que en cualquier momento, si te subís arriba de cualquier vehículo, pienses que te podés quedar, por un día o dos días, sin el vehículo por no tener las cosas como corresponde. Me parece que se tiene que sentir como controlada la gente. Por eso digo que soy optimista si se le da una continuidad a esto. Las retenciones tendrían que ir bajando a medida que pase el tiempo. Pero es un proceso.

Comentá la nota