CFK pidió relaciones de cooperación entre todos los pueblos del mundo

CFK pidió relaciones de cooperación entre todos los pueblos del mundo
Frente a mandatarios de los dos continentes, la Presidente volvió a destacar lo que había pedido ante la ONU: la eliminación de las relaciones de subordinación entre las naciones. Ofreció ayuda en tecnología de alimentos.
En la última parada de la agitada agenda internacional que tuvo esta semana, la presidente Cristina Fernández de Kirchner participó de la II Cumbre América del Sur-Africa y volvió a destacar lo que ya había pedido en su discurso en la Asamblea General de la ONU: menos subordinación y más cooperación entre los países del mundo.

"Tenemos la expectativa de plantar en este siglo XXI un nuevo tipo de vinculación entre los pueblos, basado en la cooperación y no en subordinación. Desde la Argentina y desde los países de América del Sur tenemos muchas cosas para dar y compartir con nuestros hermanos africanos", dijo Cristina al ingresar oficialmente a la Cumbre, que se desarrollará hasta el domingo en la Isla Margarita, Venezuela.

Fernández, además, destacó que el continente negro está destinado a ser un "importante proveedor de alimentos gracias a la potencialidad que tiene, al margen de ser, paradójicamente, una región asolada por el hambre".

"En Argentina podemos aportar tecnología y maquinaria para que no dependan del grano que le dan caridades de misiones internacionales, para que ellos puedan producir sus alimentos", dijo Cristina a la prensa.

La cumbre en Venezuela, que se extenderá todo el fin de semana, prevé abordar temas de desarrollo y, también, de oportunidades de negocios.

Durante la inauguración de la cumbre, el presidente anfitrión, Hugo Chávez, dijo que "en el siglo XXI el mundo no será más bipolar ni unipolar, sino que será un universo multipolar".

Ante 28 jefes de Estado y de gobierno, y representantes de otros 33 países de los dos continentes, Chávez sostuvo que la alianza entre ambos continentes podrá ayudar al "desarrollo" de las naciones pobres en las dos regiones, "expoliadas" por Europa y Estados Unidos.

El segundo orador fue el presidente libio Muammar Khadaffy, quien advirtió que las "naciones poderosas del mundo quieren seguir siendo poderosas".

"Cuando esas naciones pudieron ayudarnos, nos trataron como animales, destruyeron nuestros países. Ahora nosotros debemos construir nuestro propio poder", sostuvo.

Comentá la nota