Pidieron un semáforo y un reducidor

La reparación y el mantenimiento del semáforo ubicado frente al Complejo Educativo Jesuita Cardiel (Ex Liceo Naval), así como la colocación de un reducidor de velocidad en ese sector, fue solicitada por el Concejo Deliberante mediante la aprobación de dos proyectos de decreto aprobados por unanimidad en la sesión ordinaria de ayer.
Al fundamentar ambas iniciativas del PJ-Frente para la Victoria, el edil Carlos Rens, hizo referencia a la preocupación de la comunidad educativa del Instituto de Formación Docente y Técnica, por la inseguridad vial "que

afecta a los alumnos y demás personas que se desempeñan en dicho establecimiento".

Explicó que en el Complejo Educativo Jesuita Cardiel se dictan 10 carreras que contienen a 24 cursos, además de funcionar la Escuela de Arte Provincial Nº 500, el Centro de Formación Profesional Nº 403, el Consejo Escolar, la Secretaría de Inspección y el Centro de Investigaciones Educativas (CIE).

Se estima que un total de 500 alumnos concurren diariamente al lugar, para agregarse que en la avenida Jesuita Cardiel (ruta provincial 86) se produce un fluido moviendo de vehículo, para mencionarse que a sólo 200 metros está ubicada la Terminal de Omnibus.

"La preocupación de los directivos de los establecimiento educativos como de los alumnos y de todo el personal que a allí realizan sus tareas, es la falta de seguridad que plantea dicha avenida, máxime cuando el semáforo que se colocó teniendo en cuenta esta situación, son más las veces que no funciona que las que funciona", se afirmó.

Paralelamente, se solicitará al titular de la Zona XII de Vialidad Provincial, Daniel Arano, la colocación de un reducidor de velocidad de modalidad "pianito" en la avenida Jesuita Cardiel, para morigerar el peligro que presenta el tránsito de esta arteria a docentes y alumnos que concurren al Complejo Educativo.

"Los lomos de burro como sistema para reducir la velocidad de los automóviles se están dejando de utilizar porque se ha comprobado que pueden producir más daños que los beneficios", se puntualizó.

Atención de hipoacusia

Por otra parte, el cuerpo legislativo aprobó un decreto de Unión Peronista donde se señala el beneplácito por el proyecto de ley de adhesión de la Provincia de Buenos Aires al "Programa nacional de detección temprana y atención de hipoacusia", creado por la ley nacional 25415.

La concejala Claudia Dufau la normativa indica que todo bebé recién nacido debe ser evaluado auditivamente y dijo que esta prueba debe realizarse a partir de las 48 horas del nacimiento y dentro del primer mes de vida.

Se aludió a que la Asociación Cooperadora del Hospital Municipal "Dr. Emilio Ferreyra", con el aporte de un subsidio, compró un equipo de otoemisiones acústicas, por lo que se consideró de suma importancia implementar la obligatoriedad de este estudio para la detección temprana de esta problemática en los recién nacidos el distrito.

"La importancia de realizar estudios auditivos permite detectar en forma precoz la sordera en los niños y, de esta forma, a través de un tratamiento, evitar el desarrollo defectuoso del lenguaje y los posteriores problemas cognitivos", se manifestó.

Comentá la nota