Pidieron informes oficiales Sobre la pobreza en Jujuy

Los recientes datos polémicos sobre el nivel de pobreza en el país dados a conocer por el Indec, generaron una reacción en espiral en diversos ámbitos principalmente en la Iglesia, entre los cuales figura el índice correspondiente a Jujuy y que fue aportado por la Dirección Provincial de Estadísticas y Censo al organismo nacional.
Según ese informe oficial, la pobreza cedió en el conglomerado Jujuy - Palpalá desde el 30 % hasta el 17,1 %, una cifra que a todas luces es discutible sobre todo por lo que a diario se observa en los barrios y en las calles de estas jurisdicciones, donde sectores de desocupados vienen protestando frecuentemente, principalmente en el interior de la provincia. Además, hace en años recientes, hubo quienes se vanagloriaban por la implementación de una tarjeta social que beneficiaba a un 60 % de familias carecientes de la provincia de Jujuy. Es decir, 60 % de familias pobres.

Por esa razón el diputado de la UCR Pablo Baca, junto a sus pares de bloque, presentó recientemente en la Cámara de Diputados un proyecto de pedido de informes para que el Gobierno de la Provincia, brinde información referida a los datos de la pobreza en Jujuy, las políticas que se implementan y los mecanismos de control de impacto de dichas políticas. Dicho proyecto fue girado a las comisiones de trabajo correspondientes para su estudio y eventual dictamen.

El proyecto solicita al Poder Ejecutivo que en el término de 30 días, brinde datos sobre métodos y mecanismos con los que se está midiendo la pobreza y la indigencia en la Provincia de Jujuy las últimas estadísticas sobre pobreza e indigencia;el costo de la canasta básica provincial y el Indice de Precios con el que fue elaborada la misma. Ello porque la Dipec dejó de publicar desde hace varios años estos datos, y se pretende conocer las mediciones.

Asimismo en el proyecto, se requiere información sobre la inflación en Jujuy y las variaciones que ha registrado en el último año. También se indaga sobre las políticas públicas que desarrolla el Gobierno Provincial para atender la pobreza y la indigencia, mecanismos de selección de beneficiarios, los métodos de evaluación de impacto, así como los resultados obtenidos.

Por otra parte, en el proyecto se solicita al Ejecutivo un detalle de todos los planes y programas nacionales que el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación ejecuta en Jujuy en forma directa para los beneficiarios que se encuentran en situación de pobreza e indigencia. En tal sentido, se requirió un informe el estado de ejecución y la rendición de cuentas efectuada por la provincia para el primer semestre de 2009.

Por último, en el pedido de informe se pide al Poder Ejecutivo un detalle de los programas provinciales que el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia destina a la población en situación de pobreza e indigencia, el presupuesto utilizado y estado de ejecución de los programas.

El diputado Baca consideró que "la Legislatura de la Provincia de Jujuy debe constituirse en ámbito para analizar la problemática de la pobreza y aportar con las normativas que resulten pertinentes para que el Poder Ejecutivo mejore su eficacia en la materia". Pero para ello, insistió, es preciso contar con información fidedigna en la materia. Según consultores privados, la pobreza a nivel nacional supera el 30% de la población, para la Iglesia es ‘escandalosa’, pero para el Ejecutivo Nacional la problemática sólo alcanza un 14 %.

Diagnóstico realista de

la central obrera jujeña

Un reciente documento de la CGT Regional Jujuy que conduce Juan Carlos Martínez (gastronómicos) formula un cuadro crítico de la situación economía, social y política de la provincia, y que repercute obviamente en el incremento de la pobreza.

Según la central obrera, ‘Jujuy es una provincia que ha perdido con el paso del tiempo su perfil agro industrial, para transformarse en una provincia de servicios, con un Estado cada vez más grande en su estructura, con economías periféricas y marginales’, citando de acuerdo a datos de la Dirección de Cuentas Nacionales, dependiente del Ministerio de Economía de la Nación, que en el 2008, nuestra provincia junto a Santiago del Estero, Chaco, Formosa y Misiones tienen el ingreso per capita promedio más bajo en u$s 3.600.00 al año, (a $ 3,87 por dólar). O sea que un jujeño promedio debe vivir al año con $ 13.932,00, con un ingreso promedio mensual a su hogar de $ 1.161,00.

‘Como vemos el ingreso por habitante es uno de los más bajos en la región NOA y el más bajo del país, esto se debe a que los demandantes del mercado de bienes y servicios es pequeño, es decir la cantidad de demandantes no es lo suficientemente rentable para generar mejores volúmenes de ventas’, añaden.

Jujuy contribuye con el 12,7 % del 100% del Producto Bruto de la Región NOA, muy por debajo de Salta ‘que nos dobla en producción y de Tucumán, que casi nos triplica’; en el orden nacional ‘sólo representamos el 0.8% del Producto Bruto Interno o Nacional, es decir nuestra contribución es bajísima, lo cual denota nuestro sistema cultural de dependencia y de atracción por servicios públicos, de baja rentabilidad y aporte a la producción de la provincia’.

No obstante ello, la CGT dice que ‘aunque parezca una contradicción, existen recursos humanos de los tres niveles. A pesar que existen de baja calificación, también tenemos comprovincianos de media y alta calificación, es decir que poseemos capital humano para provocar un cambio de perfil y de estrategia de desarrollo en la provincia’.

De todo esto, ‘puede deducirse con claridad, que no se ha desarrollado en los últimos 26 años una política económica dirigida a la provincia y coordinada con la política nacional en la materia. Los datos son contundentes, bajo nivel de ingresos por persona, bajo nivel de producto bruto interno, escasas actividades económicas desarrolladas (agro, agroindustria y minería), bajo nivel de exportaciones, inflación crónica...’.

Más aún, señala que esto’ genera más bolsones de pobreza, marginalidad social, gente sin asistencia social, es decir sin una obra social, sin un seguro de jubilación, no tiene habilidades desarrolladas, y en todo caso cuando logran una inserción laboral en general lo hacen desde servicios poco rentables (albañilería por ejemplo) además de ejercer las actividades en negro (sea como independiente o en relación de dependencia) pero otro parte reducen la posibilidad de trabajo para el conciudadano local’.

En el plano político, la CGT sostiene que, ‘más allá de escasa interacción conjunta entre las fuerzas político partidarias, que consensúen un modelo estratégico de provincia que este por encima de la ocasional fuerza política que gobierne esta provincia, está la falta de una política y estrategia de desarrollo de la provincia, ya han pasado casi 26 años desde que se volvió a la democracia como sistema de gobierno, y nuestra provincia se ha limitado solo a intentar ordenarse financieramente, con resultados nefastos en algunas épocas, como la de los bonos y otras mejores, pero en definitiva sólo se consiguió a duras penas pagar sueldos estatales y hacer obras pequeñas con financiamiento propio, pues las grandes obras o de infraestructura superior se las realiza con fondos nacionales’.

Siguen diciendo, ‘se nota un Estado reactivo que solo reacciona cuando surge el problema social o financiero, pero nunca se anticipa a los cambios. Se ve al Estado como una entidad que no resuelve los problemas en profundidad si no que sólo parcha mediante acuerdos momentáneos ya sea de reclamos salariales, de provisión de insumos, de servicios de seguridad, salud y otros’.

Haciendo una interrelación económica, política y social de la provincia, advierten los cegetistas, que ‘la falta de una política económica clara y perdurable en el tiempo, con un Estado reactivo que solo da trabajo como forma de paliar la desocupación y no generador de desarrollo económico que genera puestos de trabajo que no cuesten mayores impuestos a los contribuyentes, agregado a la falta de políticas educativas y sociales que apunten a la formación integral de la persona, produciendo desempeños mediocres, con una educación deficitaria y con políticas sociales de la dádiva, sólo provocan una sociedad de bajo nivel de vida, de calidad de vida baja, con pocas posibilidades de crecimiento y desarrollo para generarnos una provincia mejor, con futuro con planificación estratégica de su crecimiento’.

La CGT no sólo se queda con el diagnóstico sino que formuló un diagnóstico que será publicado próximamente.

Comentá la nota