Pidieron el embargo preventivo contra la pesquera Barillari

El sindicato de marineros presentó ante el Juzgado Federal un pedido de embargo preventivo de los activos que posee la pesquera Barillari. De este modo pretenden contrarrestar los rumores de “vaciamiento” de la empresa que mantiene en estos momentos un delicado conflicto laboral. En tanto, el gremio que representa a los fileteros avanza en el mismo sentido.
Los trabajadores nucleados en el Sindicato de Trabajadores de la Alimentación y la Pesca (STIA) y el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) cumplieron ayer 24 horas de piquete en la zona portuaria. Todo por el conflicto que mantienen con la pesquera Barillari, que les adeuda sus haberes al personal.

Los fileteros se instalaron frente a la planta, en tanto los marineros permanecen en el sector de acceso al puerto, aunque no impiden los movimientos de las otras firmas que operan en el recinto portuario.

Los delegados recordaron que Barillari mantiene una deuda con sus trabajadores que ronda los 500 mil pesos. Ayer pidieron, una vez más, cobrar las deudas generadas por salarios impagos, además de los incrementos salariales no abonados.

Los trabajadores aseguran que no hay intenciones de la empresa de resolver el problema de fondo. Para ellos, una forma de hacerlo sería vendiendo los bienes que posee en Comodoro.

PIQUETES PERMANENTES

En este marco, se busca evitar el posible vaciamiento de la empresa, por lo que los fileteros permanecen apostados frente a la planta para evitar la extracción de la carga que está depositada y de los camiones con mercadería.

José Soto, uno de los delegados de los procesadores de pescado, afirmó que “esa es ahora la única garantía que tenemos. Nuestro gremio avanza en forma conjunta también en el embargo de bienes. La empresa, desde que empezamos con esto, no se comunicó con los trabajadores, ni con el gremio.

Por ahora el gobierno nos acompaña con la asistencia social a los compañeros y los subsidios, aunque sabemos que esa no es la solución; creo que se va a avanzar en retirarle los permisos y que no pueda pescar más”.

Los trabajadores pretenden mantener el piquete en la zona portuaria hasta que haya novedades concretas de la empresa o de parte del gobierno. Desde el SOMU se indicó que si bien Barillari había dicho en una instancia de diálogo que le daría los barcos a los trabajadores para pescar, “ellos querían seguir manejando todo; la plata; las ganancias. ¿Entonces cuál sería la gracia para nosotros? Ellos nos quieren como socios de las pérdidas, como siempre. No es como dicen que por su generosidad nos van a dar los barcos”.

Comentá la nota