Piden "voluntad política" para una solución de fondo

Registro: Barroso destacó la sanción de la ley que suspende los remates de viviendas de desocupados. "Pero es sólo una prórroga por 2 años. Hay que buscar una solución de fondo, queremos un registro de perjudicados del sistema financiero", dijo.
"Falta un poquito de voluntad política para una solución de fondo", dijo Isabel Barroso -integrante de la asociación que defiende a deudores de viviendas únicas- refiriéndose a la decisión de la Cámara de Diputados de prorrogar una ley que evita los remates, una herramienta que fue bienvenida por el sector, aunque sigue siendo un parche.

La esperanza de Barroso y sus representados es que en estos dos años se adopte una medida definitiva que evite la angustia de quienes están en esas condiciones.

"Estamos bastante conformes con la nueva prórroga, es el trabajo de la Asociación y la comprensión de los diputados. Es el trabajo de las asociaciones del país y los diputados se han hecho eco de la problemática. Pero es sólo una prórroga por 2 años. Hay que buscar una solución de fondo, queremos un registro de perjudicados del sistema financiero, esperemos que podamos en estos dos años avanzar en una solución definitiva de la provincia, al menos en lo que se pueda, lo que tiene que ver con el Fideicomiso, por ejemplo".

Aclaró además que "todo lo que sea vivienda única está alcanzado por la aplicación. Lo mismo la gente que tiene deudas con el consorcio, por ejemplo en el Butaló II".

Barroso señaló que esta nueva medida es producto de que "han avanzado las asociaciones en el país y tomamos mucho de lo que habían construido para reivindicar nuestros derechos. La perspectiva del deudor ha cambiado, no fue un deudor voluntario sino a partir del contexto neoliberal que se había aplicado y de la ingeniería jurídica".

"Las corporaciones de abogados y martilleros, y algunos inversores nuevos ricos habían avanzado sobre los intereses de mantener la vivienda de las familias perjudicadas que quedaron sin trabajo. Sabemos lo que pasó en 2001: la falta de trabajo, las capas medias empobrecidas. Nadie puede no verlo políticamente. No eran vivos que no querían pagar o gente que sacó créditos para irse al exterior... las grandes mayorías fueron gente que se quedó sin trabajo, cuando se cortó la cadena de pagos... En el Fideicomiso hay 1.700 carpetas de endeudos en el Banco de La Pampa, aunque nos falta un censo y un registro, es una herramienta fundamental para establecer prioridades. Hay cosas surrealistas, o que son estafas más que surrealismo", completó.

Comentá la nota