Piden terminar con el conflicto de la salud

Tal vez como muchos tucumanos el presidente del partido Pueblo Unido, Gumersindo Parajón, reclamó al Gobierno de la provincia hacer lo imposible para dar una solución definitiva al problema con el sector de la salud.
"Hago público este pedido por el bien del sector desprotegido, que precisamente son los marginados, los que no tienen trabajo y los que disponen de un plan social de 150 o 300 pesos, carecen de cobertura médica", dijo el dirigente de villa Alem.

No dio la razón a ninguno de los sectores en conflicto (Gobierno provincial y autoconvocados) al sostener: "No hay duda que los dos tienen sus razones, pero mientras haya sueldos de privilegios, habrá reclamos justos de los trabajadores de la salud y de la educación", sentenció.

Fue más allá al sostener que los registros gráficos de diarios y portales de internet que muestran a los médicos atendiendo a sus pacientes en la calle "es una fiel muestra de los países bananeros centroamericanos, que institucionalizan la dependencia en contra de la libertad", añadió.

Consideró que un médico debe ganar bien, por considerar que tiene la responsabilidad de la vida de sus pacientes, "pero también debe haber atención las 24 horas de día en todas las especialidades, tanto en los hospitales como en los diferentes Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS) para que así la población cuente con una atención preventiva y permanente de la salud", inquirió.

"Se vienen las fiestas de fin de año. En la Navidad, sería lamentable que esta situación continúe, sin salud preventiva para la población. No vaya a ser que antes que un pan de navidad, la gente desee tener un médicos y remedios para curarse", amplió.

Por último, Parajón consideró que en el país, como en las provincias, existen manifestaciones permanentes de trabajadores que fueron cesanteados, otros que reclamas por reivindicaciones salariales y sociales, "pero lo más grave que ocurre, es que existen organizaciones sociales que tienen mucho poder, con dinero y planes sociales, y lo peor es que se dicen que están armados como grupos de choque. Ese es un gran temor que hoy aflige a la sociedad argentina en su conjunto".

Comentá la nota