En el PJ, ya piden por De la Sota.

El día des­pués de la de­rro­ta elec­to­ral del do­min­go, que lo ter­mi­nó ubi­can­do de­trás del Fren­te Cí­vi­co de Luis Juez y de la UCR de Ra­món Mes­tre-Os­car Aguad, en­con­tró al PJ en un du­ro cru­ce de acu­sa­cio­nes.
Mien­tras el kirch­ne­ris­ta Eduar­do Ac­cas­te­llo res­pon­sa­bi­li­zó a Juan Schia­ret­ti de ha­ber per­di­do la elec­ción, la ma­no de­re­cha del go­ber­na­dor, Car­los Gu­tié­rrez, lo tra­tó de mer­ce­na­rio a suel­do de los Kirch­ner.

-¿El kirch­ne­ris­mo fue una de las cau­sas de la de­rro­ta?

-No ca­ben du­das de que la lis­ta del kirch­ne­ris­mo se for­mó pa­ra per­ju­di­car al pe­ro­nis­mo-, res­pon­dió ayer el mi­nis­tro en diá­lo­go con PUN­TAL.

En el me­dio, el di­pu­ta­do Al­ber­to Can­te­ro vol­vió a lla­mar a la uni­dad del PJ: "Cuan­do fui­mos jun­tos nos vo­ta­ron su­pe­ran­do el 50 por cien­to de los vo­tos".

Pe­ro des­de el schia­ret­tis­mo se le con­tes­tó: "Eso es un im­po­si­ble. No se pue­de mez­clar el agua con el acei­te. El kirch­ne­ris­mo mal­tra­ta a Cór­do­ba y nues­tra po­si­ción es la de de­fen­der los in­te­re­ses pro­vin­cia­les".

Gu­tié­rrez y la de­le­ga­da re­gio­nal, Ma­ri­sa Arias, ce­le­bra­ron con bom­bos y pla­ti­llos el triun­fo que el pe­ro­nis­mo ob­tu­vo en Río Cuar­to. Pa­ra ellos, era muy im­por­tan­te ofren­dar­le al go­ber­na­dor una vic­to­ria en el sur cor­do­bés, des­pués de las mu­chas pro­me­sas he­chas du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral.

En­tre ellas, la cons­truc­ción del puen­te del Al­ber­di, la cos­ta­ne­ra, el Cen­tro Cí­vi­co y las obras de in­fraes­truc­tu­ra bá­si­ca pa­ra los ba­rrios más hu­mil­des de la ciu­dad.

Pe­ro, en la pro­vin­cia, el PJ sa­lió ter­ce­ro. La de­cla­ra­ción de pres­cin­den­cia de al­gu­nos di­ri­gen­tes de­sen­ca­de­nó ro­sa­rios de re­pro­ches, por ejem­plo en el se­no mis­mo del blo­que pe­ro­nis­ta. "Si us­te­des hu­bie­ran tra­ba­ja­do ac­ti­va­men­te, to­do hu­bie­ra re­sul­ta­do más fá­cil", les en­ros­tra­ron.

Aho­ra, los pe­ro­nis­tas di­si­den­tes re­cla­man a vi­va voz el re­gre­so de Jo­sé Ma­nuel de la So­ta. Con­si­de­ran que el ex go­ber­na­dor es el úni­co di­ri­gen­te ca­paz de reen­cau­zar nue­va­men­te al par­ti­do en la sen­da del triun­fo.

-¿Por qué pi­den por De la So­ta?

-Por­que es un fac­tor aglu­ti­nan­te co­mo no lo ha si­do Schia­ret­ti. Tie­ne el su­fi­cien­te pe­so po­lí­ti­co pa­ra au­nar al PJ con mi­ras no só­lo al 2011 si­no tam­bién al 2012 en la ciu­dad-, di­jo ayer a PUN­TAL el je­fe del blo­que, Víc­tor Nú­ñez.

En si­len­cio, De la So­ta vo­tó el do­min­go en una es­cue­la de Ban­da Nor­te y evi­tó ha­cer de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa. Man­ten­drá su ba­jo per­fil has­ta agos­to pró­xi­mo, mes en el cual em­pe­za­rá a re­co­rrer el país en el mar­co de sus as­pi­ra­cio­nes pre­si­den­cia­les.

Aun­que no se des­car­ta que, si ese pro­yec­to fra­ca­sa, in­ten­te nue­va­men­te ser can­di­da­to a go­ber­na­dor. Schia­ret­ti no pue­de re­pe­tir co­mo tal por­que ya acu­mu­la dos man­da­tos en el Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial.

En ese ca­so, De la So­ta ten­dría que en­fren­tar a su ar­chi­rri­val po­lí­ti­co, Luis Juez, quien de­ja­rá su ban­ca en el Se­na­do pa­ra bus­car la go­ber­na­ción y to­mar­se re­van­cha de aquel 2 de se­tiem­bre del 2007.

Pe­ro, a pe­sar del tras­pié elec­to­ral, el schia­ret­tis­mo no se da por ven­ci­do. Y di­ce que tam­bién pe­lea­rá por re­te­ner el po­der en el 2011.

¿Ha­brá un en­cuen­tro en­tre De la So­ta y Schia­ret­ti pa­ra li­mar as­pe­re­zas y reor­ga­ni­zar al pe­ro­nis­mo? Na­die lo sa­be. Por lo pron­to, el go­ber­na­dor re­ci­bió ayer la no­ti­cia de que la pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner es­tá dis­pues­ta a dia­lo­gar con él, tras los cru­ces de cam­pa­ña.

Comentá la nota