Piden seguridad en las adyacencias de la Universidad de Lomas

En las inmediaciones de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, y en especial en las paradas de colectivos de Juan XXIII y Camino de Cintura, se registran robos constantes durante los fines de semana por la desolación del lugar. Comerciantes y transeúntes señalaron que "los delincuentes están a la espera de que alguien aparezca para robarle". Reclaman que aumenten los patrullajes en el lugar luego de que el domingo una joven fuese víctima de un asalto violento.

Las paradas de colectivos son, en muchos casos, el lugar perfecto para el delito, sobre todo si las mismas se encuentran casi desiertas. Esta es la situación que se repite los fines de semana en las adyacencias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, donde según manifestaron los vecinos se registran robos y arrebatos.

El domingo, la parada ubicada en Juan XXII –justo en la salida de las Facultades de Ciencias Sociales y Derecho- fue un blanco perfecto para los asaltantes debido a la poca gente que transitaba por el lugar y a la falta de vigilancia policial.

Pasadas las 19, a escasos metros del puente peatonal metálico, una joven fue asaltada y golpeada brutalmente por dos sujetos que pasaban en bicicleta. El lugar ya estaba oscuro y el campo que rodea la ruta dificulta el pedido de auxilio.

Al momento del asalto, dos personas fueron testigos del hecho pero al no poder cruzar la avenida, debido al caudal vehicular, no pudieran ayudarla. Si bien el 911 respondió rápido, los sujetos se fueron y hasta el momento no se pudo dar con ellos.

En diálogo con Info Región, el capitán de la comisaría de Parque Barón que tiene jurisdicción en ese sector, Carlos Avallay, manifestó que "durante los cinco días de semana en los que se dicta clases hay un patrullero fijo custodiando al alumnado" en la intersección de Juan XXIII y la entrada del predio universitario.

"Ese sector los fines de semana es un lugar inhóspito, casi no hay nadie tomando los colectivos, pero de todos modos siempre hay un patrullero realizando la recorrida de rutina. Además, es un sector por el que hay paso obligado de todos los móviles de distintos distritos", indicó Avallay.

El hecho del domingo "no fue el único", según detallaron los vecinos.

En tanto, los transeúntes que por trabajo deben tomar el colectivo en ese sector señalaron que temen esperarlo allí por los robos y los arrebatos. El fin de semana anterior también se registraron dos asaltos, pero ninguno fue denunciado.

"No lo denunciamos porque una vez que te roban se escapan rápido por alguna de las calles laterales, por el campo o por la ruta y es imposible dar con ellos", indicó una de las damnificadas.

Por su parte, el Capitán señaló que los recorridos "se realizan durante las 24 horas" y se trata de controlar todas las áreas. "Son muchos puntos que hay que custodiar, pero se trata de cubrir todo", aseguró.

Comentá la nota