Piden renuncia de Pellini y despido de policías

El intendente de Neuquén repudió las agresiones que sufrió el secretario de Derechos Humanos Jesús Escobar en la Comisaría Primera. Todo el espectro político se unió para repudiar el hecho. Esperan que los responsables sean separados de la fuerza y pidieron también el alejamiento de Guillermo Pellini, al frente de la secretaría de Seguridad.
El pedido de alejamiento del flamante secretario de Seguridad, Guilermo Pellini y la expulsión de la fuerza de todos los policías que participaron en la agresión del secretario de Derechos Humanos de la Municipalidad, Jesús Escobar, fueron los ejes principales de la conferencia de prensa que se llevó a cabo este jueves por parte de autoridades municipales (estuvo todo el gabinete) y políticas.

La rueda de prensa, se llevó a cabo en la Sala de Situación de la Municipalidad de Neuquén y fue encabezada por el intendente Martín Farizano y el funcionario que denunció las agresiones.

Escobar agradeció en primer términos todos los llamados de solidaridad que recibió durante toda la jornada. Citó a funcionarios nacionales como Oscar Parrilli, Pino Solanas, Ariel Basteiro, legisladores nacionales como Horacio Quiroga, Hugo Prieto y organizaciones sociales y sindicales que se hicieron presentes en la conferencia o que mandaron mensajes de solidaridad hacia Escobar.

A las únicas personas del gobierno provincial que agradeció el secretario de Derechos Humanos, fue al ministro de Desarrollo Social, Omar Pérez, a la referente Cristina Storioni y a la ministra de Coordinación Zulma Reina.

"No queremos mano dura; queremos un pueblo feliz y no un pueblo hostigado por la mano dura que vaya a saber a qué intereses están respondiendo", dijo Escobar en el inicio de la conferencia de prensa. "En esta provincia se necesitan recursos para la niñez y la adolescencia, se necesitan recursos que modifiquen el desastre del sistema de salud actual", disparó.

Aseguró que el hecho ocurrido en la Comisaría Primera "tuvo una gravedad que no tiene palabras para dimensionarla".

Escobar apuntó todas sus críticas hacia el gobierno de la provincia por el "plan millonario" que piensa implementar en materia de seguridad y para "reprimir el reclamo social". Dijo que como contrapartida no se destinan recursos mucho menos costosos para otras políticas sociales, como el Hogar Betania.

Escobar aseguró que desde que asumió Guillermo Pellini al frente de Seguridad "hubo un cambio en la política de este gobierno". Por este motivo, dijo que junto a los funcionarios municipales pedirán una profunda investigación de lo sucedido, que se expulse de la fuerza a todo el personal policial que tuvo responsabilidad en el hecho y que también sea alejado del cargo Pellini.

El funcionario también cargó con dureza contra la vicegobernadora Ana Pechén, a quien responsabilizó de querer castigar las protestas sociales. "A mi me da vergüenza ajena escuchar a Ana Pechén que si un pobre que cobra 150 pesos hace un reclamo, le van a quitar los 150 pesos. No escuché nada al respecto sobre los millonarios amigos del gobierno que no pagaron los créditos", aseguró.

El intendente Martín Farizano, en tanto, aseguró que el objetivo de la conferencia de prensa es "llamar la atención sobre una situación que es conveniente advertirla y frenarla antes de que tome magnitudes que no estamos dispuestos a admitir".

"Que un grupo de chicos esté pintando un graffiti que dice "Los niños primeros" y que vengan tres patrulleros a llevárselos implica que estamos retrocediendo en el tiempo", explicó el jefe comunal.

Farizano dijo que esperará que el gobierno "de las explicaciones del caso" y que "se remueva a quien tenga que removerse".

Con respecto a lo sucedido en la Comisaría Primera recordó que él llegó minutos después de que lo hiciera Jesús Escobar y que no encontró signos de desórdenes que reflejaran una pelea o una agresión de Escobar contra los policías. "El único síntoma de violencia que vi fue en la cara de Jesús; Había agentes, pero estaban todos bien vestidos", relató Farizano.

Por su parte, el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Mariano Mansilla consideró que todo lo ocurrido el martes a la noche tiene cuestiones irregulares. En primer lugar citó el tema de la detención de militantes pegando afiches, algo que aseguró que ha ocurrido pocas veces en la provincia. En segundo lugar, explicó que si bien Escobar había concurrido solo a la comisaría había 20 policías que además lo esposaron y lo agredieron verbalmente. "Es una cuestión muy llamativa", reflexionó Mansilla.

El funcionario también criticó el accionar del juez Marcelo Benavidez por la participación que tuvo en esta causa. Aseguró que él se comunicó telefónicamente para explicarle que Escobar había sido la víctima durante los acontecimientos del martes a la noche cuando se enteró de que el magistrado había ordenado el fichaje y le había iniciado un proceso. Asegura que Benavídez le dijo que Escobar "no podía ser la excepción".

También Mansilla criticó al gobierno de la provincia por no haberse pronunciado al respecto y porque, a medida que van pasando las horas, se hará cada vez más difícil la identificación de los policías que estuvieron involucrados.

Comentá la nota