Piden la renuncia de la ministra Regazzoli

Los trabajadores de Salud pidieron ayer la renuncia de la ministra de Bienestar Social, María Cristina Regazzoli, además de los funcionarios del área, incluidos los directores de los hospitales Molas y Centeno.
La decisión se había tomado en una asamblea de trabajadores realizada en el Hospital Molas la semana pasada, pero ayer se concretó a través de un duro documento.

El pedido de renuncia de los funcionarios es "por mentir, por no cumplir con sus obligaciones, por no dar respuesta a sus trabajadores, por no solucionar los problemas de la gente, por no tener políticas públicas acordes a lo que manda la Constitución y los deberes del Estado", según se lee en el documento.

Por otro lado, la Asociación de Profesionales y el SITRASAP (el gremio de salud) ratificaron el paro de 24 horas convocado para el día de hoy, además de una huelga de tres días a partir del miércoles de la semana próxima.

La semana pasada ya los profesionales y los trabajadores de Salud realizaron un paro fuerte, de tres días. Y ahora se produce una escalada en el conflicto, con el pedido de renuncia de la ministra, a días de la elección del 28 de junio. Justamente, Regazzoli es candidata a diputada nacional por el PJ y no se apartó de su cargo para realizar campaña electoral, a pesar de la situación crítica del sistema sanitario provincial.

Reclamos desoídos

"Seguimos siendo los trabajadores los que nos preocupamos y ocupamos por la salud de los pampeanos. El ánimo dialoguista sólo ha estado de nuestro lado. En realidad, sólo ha sido un monólogo, ya que no hemos tenido interlocutores válidos", plantea el documento difundido ayer en conferencia de prensa bajo el título "¡Por qué hoy decimos basta!".

"Los reclamos no han sido oídos. Nuestra realidad salarial ha sido públicamente bastardeada. Han mentido a la población. Han engañado a todos. Seguramente más engañados se deben sentir aquellos que los votaron y los hacen llegar a esos cargos que tan indignamente ocupan", añade.

En el documento de los trabajadores se evoca la figura del secretario de Salud del primer gobierno de Juan Perón, el profesor Ramón Carrillo, quien promovió cambios porque se encontró con un panorama de desorganización e insuficiencia de las instalaciones sanitarias del país.

"Han pasado 63 años y la realidad no ha cambiado, ni en lo que Carrillo hablaba de desorganización, ni el personal y equipamiento. Tampoco sus puntos para el cambio difieren de nuestros deseos para la salud pública. En esa época también la salud era política de estado", apuntaron.

Comentá la nota