Piden que la provincia estudie la peligrosidad del glifosato

“Debemos tomar los recaudos necesarios para preservar la salud de la población”, dijo el diputado Daniel Lovera, que presentó un proyecto preocupado por el uso de glifosato, uno de los herbicidas más vendidos en el territorio pampeano.
El presidente del bloque del PJ solicitó al Ejecutivo Provincial que realice, preferentemente a través de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de La Pampa y de la EEA del INTA Anguil, las evaluaciones correspondientes de los distintos estudios nacionales e internacionales sobre la toxicidad en el manejo y aplicación del herbicida a base de glifosato y similares.

Señaló que el pedido lo hace “atento a las diversas conclusiones que estiman que los mismos pueden provocar trastornos intestinales y cardíacos, malformaciones y alteraciones neuronales en las personas”.

Indicó el diputado Lovera que “la mencionada evaluación servirá para regular, no innovar o prohibir, hasta tanto se adecue la legislación nacional, el uso de tales herbicidas en la provincia de La Pampa”.

Tras apuntar que “los organismos solicitados para determinar las conclusiones no son caprichosos”, manifestó que fueron propuestos por los ingenieros agrónomos Carlos Sánchez, Carlos Portu y Hernán Tosso, firmantes de una nota dirigida a la Sociedad Rural de General Pico sobre la iniciativa que presentó.

En los fundamentos, apuntó que “si bien es cierto que la producción agrícola es privativa del norte de La Pampa, no podemos circunscribir el uso del glifosato al cultivo de la soja, porque ya hay otros productos en mercado modificados genéticamente resistentes a su uso y es un herbicida, que se usa también de manera genérica para realizar barbechos químicos o para ’limpiar campos’, no utilizados para agricultura de cosecha, pero sí para la realización de verdeos o pasturas para alimentar el ganado”.

La preocupación del diputado Lovera surge del informe del director de Embriología Molecular del CONICET, doctor Andrés Carrasco, que expresa que con una dosis hasta 1.500 veces menor a las utilizadas en los lotes de nuestra tierra se pueden provocar trastornos en los seres humanos.

“Antes y durante la presentación de este informe se recogieron testimonios en diversos lugares del país en donde se habla de problemas y malformaciones en los nacimientos, que deberán ser corroborados a fin de determinar si realmente el glifosato es el verdadero causante de estos males”, dice en otro pasaje de las consideraciones.

Lovera destacó que “es imperioso conocer si el problema de la utilización de este herbicida debe hacer que se magnifique el cuidado en quienes lo manipulan, o si por el contrario también tenemos entre manos un problema de medio ambiente al mezclarse con la tierra, el aire y el agua”.

Comentá la nota