Piden "políticas unificadas" para manejar el frente costero

Los destrozos provocados por las fuertes lluvias y vientos que azotaron la ciudad y la zona "son consecuencia de la falta de políticas unificadas para el manejo del frente costero".
Así lo entienden dos especialistas que aseguran que lo sucedido es resultado de la falta de implementación de un plan de manejo integral del frente costero. El plan, ahora también impulsado por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible bonaerense, busca erradicar las viejas unidades de cemento que a lo largo de los años han impactado negativamente en el ambiente, y reemplazarlas por unidades de madera construidas sobre pilotes para minimizar el impacto. Hasta el momento, Villa Gesell es la única localidad que lo implementó. El emprendimiento forma parte del plan de recuperación de médanos y reconstrucción del frente costero diseñado por la Municipalidad de Villa Gesell, que también incorporó una rambla peatonal de madera que alcanza los mil quinientos metros de recorrido -transformándolo en un hermoso paseo con distintas vistas al mar-, y recuperó más de sesenta mil metros cuadrados de playas. El Partido de la Costa es el segundo en el orden de concreciones donde se realizaron médanos. Luego le siguen acciones en Quequén y Necochea; algunas intenciones en Miramar, y poco y nada en Mar del Plata.

El geólogo y director del Grupo de Geología de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNMdP, Federico Isla; y el arquitecto y urbanista, Teodoro Sirkosky coinciden en la necesidad de implementar políticas tendientes a suprimir las construcciones de cemento sobre la costa y "abrir el juego a especialistas y empresarios" para cambiar el uso de los ecosistemas.

Aunque está claro que la cuestión climática no se puede manejar, los especialistas entienden que muchas de las consecuencias que se viven en estos días por el temporal responden a la inacción humana.

"No se puede permitir la construcción en lugares cercanos a la playa, sobre la arena. Ahora sabemos que en zonas donde están fundados bares y balnearios sobre la arena, se van a caer, y el gran problema es que por ejemplo en el sur de Mar del Plata, hay playas que no están bien alimentadas", explicó Isla. Según dijo, en estas playas del sur "no hay arena en la plataforma y una de las cosas que impactan son algunas obras que se hicieron en el sur como crear playas artificiales en Las Brusquitas o Residencias Cooperativas de Turismo, con espigones que obstruyeron más la deriva litoral". Al respecto explicó que la provisión de arena que surgía de los acantilados "hoy no se da, entonces la provisión de arena tiene que venir de la zona sumergida del mar que en algunas zonas como Mogotes, no tiene arena".

Para Sirkosky, los deterioros y problemas que surgieron con las últimas tormentas en Santa Clara del Mar, provocaron crecidas "muy grandes que llegaron a la zona de los balnearios que se han visto afectados porque es donde hay construcciones y están próximas a la ciudad".

El arquitecto, quien junto a un grupo de vecinos presentó la quinta nota en el Concejo Deliberante de Mar Chiquita pidiendo explicaciones sobre las crecientes construcciones sobre la costa en algunos balnearios, considera que esta situación "prácticamente no existen en ningún otro lugar de la provincia de Buenos Aires".

Lo bueno

Tanto Isla como Sirkosky creen que sería bueno copiar lo realizado por otros municipios. "Se tendría que hacer como otros distritos vecinos que han podido realizar obras acorde a lo que significa una playa que es un lugar de interfase entre el mar y el territorio", aseguró el arquitecto.

Por su parte, Isla recordó que en Villa Gesell se inició a partir de una ordenanza, un cambio para evitar las edificaciones de cemento. "Gesell propuso la construcción de balnearios de madera, de manera que eso no solamente permite que la arena fluya por debajo del balneario, sino que además, en caso de un destrozo, se pudiera corregir con más facilidad que las construcciones de cemento que socaban la base y caen. Esto dio lugar a una controversia, pero sirvió para que otras localidades lo implementen". Entonces recordó que en Pinamar "se están previendo hacer construcciones de balnearios emplazadas en madera y a una cierta distancia por encima donde llegan las olas, es decir, balnearios tipo palafito como había en una época".

Isla recordó que en los últimos años "se entró en una moda en que se construye todo en mampostería, cemento con canchas de padel, piletas y un montón de construcciones que bloquean la acción de las olas de manera tal que como no se pueden desplazar, socaban las bases".

El arquitecto que reside en Santa Clara consideró que la administración actual "parece que no ha tenido en cuenta el plan de manejo costero y ahora van a protestar porque se han realizado construcciones totalmente indebidas porque son duras y expuestas a posibles tormentas". En este sentido recordó que "hay una casa de casi 80 metros que ha sido quebrada, y otra que se realizó muy bonita pero mal emplazada que causará problemas para la futura expansión de la calle costanera y que ahora sufrió daños".

Por todos esto dijo que "no se puede seguir avanzando sin darle intervención adecuada a la técnica y la planificación urbana y territorial. Mientras sean solamente los políticos los que actúan, se observa un desconocimiento".

Comentá la nota