Piden que se paguen 500 pesos a los empleados afectados por las medidas de la emergencia sanitaria.

La agrupación liderada por Miguel Francisco elevó un proyecto de Ordenanza al Honorable Concejo Deliberante en el que se pide este paliativo. También se solicita que el Ejecutivo suspenda por dos mese el pago de las tasas a los comercios damnificados.
A principios de la semana pasada, la Agrupación Rodolfo Walsh elevó al Honorable Concejo Deliberante un proyecto de Ordenanza para asistir a los bolivarenses perjudicados económicamente por las medidas tomadas por el Ejecutivo local en el marco de la emergencia sanitaria decretada debido a la pandemia del virus Influenza A H1N1.

El proyecto solicita que el Ejecutivo destine quinientos pesos para los trabajadores afectados (ubicados básicamente en el rubro gastro-nómico y de esparcimiento) y suspenda por dos meses el pago de las tasas municipales a los comercios damnificados.

Marcelo Alonso, integrante de la agrupación, habló con La Mañana sobre los pormenores del proyecto.

¿Conocen la existencia de antecedentes de proyectos de este estilo ante situaciones similares tanto a nivel nacional como provincial?

-No tenemos información al respecto. Sí sabemos que en esta oportunidad en Capital y en la provincia de Córdoba se tomaron medidas similares. También, cuando el intendente Ese-verri determinó el estado de emergencia sanitaria en Olavarría en uno de los artículos del decreto se estipuló el pago de una suma de dinero a los empleados de los rubros que se vieron perjudicados por las medidas que se tomaron para frenar el avance de la pan-demia de la gripe A H1N1. Nosotros tomamos esa idea y agregamos en el articulado que también se suspenda el pago de las tasas mu-nicipales a los comercios afectados durante los meses de agosto y septiembre, teniendo en cuenta que no se estire más este problema que está afectando a todos.

El proyecto de ustedes habla de una suma de quinientos pesos, y ya son cuatro los fines de semana que los locales bailables no pueden abrir si contamos el de las elecciones…

-La suma de quinientos pesos la propusimos porque nos pareció acorde y sabemos que la Municipalidad ha entregado bolsas de alimentos a algunos empleados que se vieron afectados. Pero el proyecto está abierto a cualquier tipo de inquietud de modificación; se puede consensuar otro monto, habrá que charlarlo con los concejales.

El monto propuesto nos pareció razonable, tenemos que tener en cuenta que se está perdiendo mucho tiempo, la pandemia está mucho más estable en la ciudad pero igualmente hay restricciones totales para los boliches del rubro esparcimiento y un poco menores ahora para los gastro-nómicos. Hay que considerar que hay gente que trabaja por día, por semana, por quincena, por mes, y se han visto afectados en sus ingresos, lo cual no se ha considerado como correspondía. Por eso surgió la inquietud de este proyecto.

¿Pidieron tratamiento sobre tablas de este proyecto?

-No, justo nos agarró el receso de invierno del Concejo. El problema está en que, particularmente, los proyectos que hemos presentado nosotros no han sido tratados. Del 2001 en adelante hemos presentado proyectos de distinto tipo y nunca fueron tratados, quedan siempre cajoneados. Por eso no reparamos en pedir el tratamiento sobre tablas.

Pero nunca antes habían tenido el respaldo de dos mil votos…

-Es cierto, ahora tenemos el apoyo del once por ciento del electorado. Esperemos que alguno de los concejales de los bloques lo tome y lo lleve al recinto. No tendría que ser así. El propio Concejo, de acuerdo a su reglamento interno, tiene que tratar estos proyectos sí o sí porque es un proyecto presentado por particulares y eso está contemplado. En el Orden del día hay un punto que es el de los asuntos presentados por particulares y allí debería ser incluido. Si los concejales no quieren hacer esto ha lugar, que modifiquen el reglamento y saquen los proyectos presentados por particulares como ya se hizo con la banca abierta.

Esperemos que alguien tome el proyecto, lo traten y se les de una solución a estas personas, que se las dejó en el último vagón. Desde la agrupación consideramos acertadas las medidas que tomó el Comité de Crisis pero había que considerar al comercio. Tenemos que consensuar, hablar con todas las partes y tratar de buscar medidas que contemplen todas las variables.

Esto que planteamos es una solución momentánea, esperando que esta situación se supere lo antes posible. Pero también creemos que el Municipio, sobre todo el área de Acción Social, tendría que tener una partida asignada para hacer frente a estos casos que no son comunes.

¿Cuántas personas contemplan ustedes que son las afectadas y que deberían ser beneficiadas por los quinientos pesos?

- Aproximadamente unas 70 personas, según nuestro cálculo. Seguro el Municipio, a través de sus diferentes áreas, tendrá cálculos más finos. Estamos hablando de empleados. Para los empresarios o propietarios de los comercios afectados es que pedimos la suspensión del pago de las tasas por dos meses.

Comentá la nota