Piden que la nueva gestión priorice la recuperación de la merluza

"Su principal error fue pensar que bastaba con adoptar algunas medidas básicas desde el Estado para que los intereses privados se acomoden solos", apuntó CeDePesca sobre la labor de Gerardo Nieto.
La Asociación Civil CeDePesca pidió que se priorice la recuperación de la merluza luego de la renuncia al cargo de subsecretario de Pesca de la Nación, tras cinco años en el puesto, de Gerardo Nieto.

En el texto y a modo de balance, la ONG asevera que "podríamos mencionar méritos -algunos compartidos con el Consejo Federal Pesquero y el director general de Coordinación Pesquera-: pesquerías como la de vieira, merluza negra y merluza de cola se mantienen en buen estado o se están recuperando, cierta transparencia informativa ha ido creciendo tímidamente mediante la publicación trimestral del estado de los cupos de merluza y sus transferencias, así como la actualización on-line de las estadísticas pesqueras. Ha tenido asimismo más luces que sombras su accionar en relación a la pesquería de sábalo en la cuenca del Paraná. La reorganización interna del área pesquera nacional, formalizada mediante un decreto, tampoco ha carecido de méritos".

Aunque, CeDePesca destaca que "las maniobras políticas internas y sus propias, gruesas, omisiones y errores de apreciación, han definido su alejamiento del cargo, acelerado seguramente por un informe televisivo que mostró a millones de espectadores sus inconsistencias como administrador, que había logrado ocultar con astucia por cinco años".

Para la entidad, "el principal error de Nieto fue ideológico. El estaba sinceramente convencido, fiel a su pasado como integrante de la UCeDe, que bastaba con adoptar algunas medidas básicas desde el Estado para que los intereses privados se acomoden solos. Entre dichas medidas, aquella a la que asignaba más importancia era el establecimiento de un sistema de cuotas individuales transferibles que permitiera a la mano mágica del mercado distribuir eficientemente los recursos, conforme al mito de la Escuela de Economía de Chicago, hoy hecho añicos por la crisis financiera mundial, pero muy fuerte en los 90".

Además, la ONG indicó sobre la gestión de Nieto que "las otras dos medidas que priorizó fueron el sistema de posicionamiento satelital, que mantiene la eficacia de la veda, y la reorganización interna de la Subsecretaría de Pesca".

En el documento la entidad recordó que "su primer gran traspié político ocurrió en 2004, cuando quiso imponer sus criterios a través de la famosa 'Resolución 73', que generó un rechazo tan grande que casi le cuesta el puesto. La dura lección recibida lo llevó al extremo de darle a cada uno lo que quería con tal de mantener la calma, con el resultado de que en 2004 la sobrepesca de merluza fue enorme. Además continuó en menor escala en todos los años subsiguientes, ignorando sistemáticamente las recomendaciones científicas".

Por otra parte señalan que "sus viejas relaciones con el mundo langostinero durante su gestión previa en Santa Cruz le impidieron adoptar un enfoque serio con relación al gran impacto de esa pesquería sobre la población de merluza. Esas mismas relaciones lo llevaron a imponer a la cabeza del Inidep al ex presidente de la Cámara que agrupa a los empresarios del langostino, Enrique Mizrahi, quien, con la colaboración de investigadores como Otto Wohler y Daniel Bertuche, impuso el silencio sobre el descarte de juveniles de merluza en la pesca de langostino, provocó el desplazamiento de científicos de prestigio como Héctor Cordo, anteriormente a cargo del proyecto merluza, y redondeó una de las peores gestiones del Instituto de que se tenga memoria".

A continuación remarcó que "Nieto subestimó también (o decidió desconocer) la importancia de luchar frontalmente contra la corrupción que socava el sistema de control pesquero y la salud del recurso, y que hubiera podido combatir con algunas medidas sencillas como modificar normas incumplibles, incrementar la transparencia y establecer sistemas cruzados y participativos de auditoría de la información pesquera". En ese contexto ejemplificaron que "en una de las contadas ocasiones en que CeDePesca tuvo la oportunidad de dialogar formalmente con Nieto, a fines de 2007, se le acercó un documento donde se planteaba que el primer problema a resolver era la transparencia del sistema de monitoreo y control pesquero, ya que la corrupción enquistada entre los inspectores es bien conocida e incluso está documentada, goza de algún tipo de apoyo político y de ahí su impunidad, pero implica un costo ambiental y social inadmisible al posibilitar la sub-declaración y prácticas destructivas como la captura y descarte masivo de juveniles de merluza, tanto en la pesquería de langostino como en la propia pesquería de merluza, y se pedía 'desatar ocho nudos' que obstaculizan la buena gestión de la pesquería de merluza: terminar de raíz con la corrupción impune en el sistema de control; mitigar los impactos negativos de la pesca de langostino en el Golfo San Jorge y de merluza en Isla Escondida (zonas de cría y reproducción); fomentar la participación de pescadores y empresarios y la transparencia de la información en los procesos de adopción de decisiones; Mejorar sustancialmente los niveles y la calidad de la observación científica a bordo de los buques comerciales así como de los muestreos de desembarque; asegurar la calidad de la investigación pesquera generando un ámbito cierto de libertad de pensamiento y la aplicación de criterios científicos en el Inidep; seguir las recomendaciones científicas sobre las capturas máximas admisibles; determinar con otras áreas de gobierno un plan de subsidios que hagan tolerables los recortes de las capturas; prepararse desde el Estado para una inversión que cubra en mediano plazo la remoción de sobrecapacidad pesquera y de procesamiento, y la reconversión de la industria".

En tal sentido, se enfatizó que "estas propuestas de CeDePesca, con su desarrollo, fueron incorporadas como anexo al informe que publicó este año la Auditoría General de la Nación. En abril de 2008, un taller promovido por la Asociación de Capitanes y CeDePesca, con participación de la Asociación de Profesionales del Inidep y sectores empresarios, postuló una serie de medidas para reformar la normativa vigente, pero el pedido de audiencia para presentar formalmente dichas conclusiones a Nieto fue postergada y suspendida por éste varias veces, registrándose al mismo tiempo presiones contra aquellos que habían participado del taller".

Asimismo consideraron que "la falta de pro-actividad y ciertas complicidades le costaron el puesto".

A modo de recomendación para su sucesor la entidad indicó que "un subsecretario de pesca que no atienda como prioridad la recuperación del recurso merluza, tomando en cuenta sus particulares imbricaciones sociales y culturales, especialmente en comunidades como Mar del Plata y Puerto Madryn, es un candidato seguro a irse del puesto por la puerta chica".

Comentá la nota