Piden a la Nación una suba para la tarjeta social

La Provincia aportará un monto similar al que apruebe la Nación, si se decide dar curso al pedido local.
En Salta hay 76.550 personas que usan la tarjeta social. Cobran entre 50 y 120 pesos todos los meses.

Si la Nación acepta poner más dinero, la Provincia aportará una cifra similar para duplicar lo que cobran los beneficiarios.

Los beneficiarios de la tarjeta social podrían cobrar un poco más desde este año, si la Nación autoriza la actualización de montos solicitada por el Gobierno salteño los últimos días de diciembre pasado. En el pedido, elevado al Ministerio de Desarrollo Social, se hace hincapié en la necesidad social de incrementar los pesos que mes a mes reciben 76.550 personas en toda la provincia: la ayuda económica varía hoy entre los $50 y los $120, dependiendo de las características del grupo familiar.

El ministro de Desarrollo Humano, Claudio Mastrandrea, prefirió no hablar de montos porque "la negociación sigue abierta". Sí adelantó que la Provincia acompañará la inversión nacional con una cifra similar, por lo que el aumento se duplicaría. "Hemos elevado un proyecto solicitando un mayor monto para las tarjetas sociales, atendiendo a la variación de los precios. Estamos pidiendo un incremento que desde la Provincia acompañaríamos con un monto igual", confirmó el funcionario a El Tribuno.

Lo que los beneficiarios deberán tener en cuenta es que si prospera el pedido local, la Nación hará los cálculos en base a los registros del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) que en 2008 midió una inflación del 7,2%, contra el índice superior al 20% anual calculado por los analistas privados y los aumentos diarios que las amas de casa pagan en almacenes y supermercados.

El reemplazo

La tarjeta social comenzó a distribuirse en la Capital salteña a mediados de agosto pasado y se extendió luego a la mayoría de las localidades del interior, con la intención -explicaron las autoridades- de reemplazar los bolsones alimentarios y a los intermediarios políticos ya que los beneficiarios pueden comprar los alimentos que quieran, en el comercio adherido al sistema que elijan. En las ciudades donde los comerciantes no tienen la posibilidad de instalar un posnet, el intendente distribuye los tickets sociales para que los vecinos puedan hacer sus compras con la sola presentación de ese papel.

La ayuda varía de acuerdo a la composición del grupo familiar. La curva va desde los $50 para las personas sin hijos, hasta los $120 para los que tienen 12 hijos. Desde agosto, cuando se puso en marcha el sistema, los pagos se hacen en forma mensual -antes eran bimestrales-y son depositados en cuentas bancarias de los registrados. De acuerdo al cálculo del Gobierno, el uso de la tarjeta social inyecta en el mercado comercial más de $4 millones.

Comentá la nota