Piden que el municipio tenga "consideración" antes de sancionar a comercios

Piden que el municipio tenga

Desde la Ucip señalaron que la retención de tareas provocó demoras en la finalización de trámites. Reclaman que las autoridades consideren eso antes de inspeccionar un local.

Durante los 29 días que duró la retención de tareas de los trabajadores municipales, comerciantes de Mar del Plata afirman que no pudieron realizar diversos trámites administrativos por los cuales recibieron sanciones. Es por ello que este jueves extendieron un pedido de consideración al municipio de General Pueyrredon.

"La Unión del Comercio, la Industria y la Producción (Ucip) de Mar del Plata solicita a los organismos pertinentes de control que al momento de realizar las inspecciones tengan en cuenta que muchos trámites se han retrasado por el paro de municipales", indicaron en un comunicado oficial.

Los comerciantes afirman que "la medida de fuerza provocó que varios comercios o espacios privados donde se desarrollan actividades durante la temporada no pudieran tener los trámites finalizados, y hoy están sufriendo sanciones por inspecciones de organismos provinciales o nacionales que no han tenido en cuenta que los incumplimientos son debido a razones de fuerza mayor".

Desde la UCIP precisan que es necesario que se ponga en consideración ésta situación particular ante aquellos comerciantes que, habiendo iniciado sus trámites en tiempo y forma, aún no han podido finalizarlos debido a la retención de tareas que han realizado los empleados municipales, una causa mayor sobre la cual ellos no podían accionar.

Asimismo desde la Ucip solicitan a los juzgados intervinientes en el proceso sancionatorio, al momento de dictar sus fallos, que "tengan en cuenta esta causa que no es imputable al empresario eximiéndolos de las sanciones o teniendo en cuenta dicha situación como atenuante según cada caso". 

Desde la entidad destacan la importancia de que se realicen los controles para combatir la venta ilegal y el uso del espacio público para actividades privadas. Pero también resaltan que una clausura en la temporada de verano provoca una gran pérdida para el comerciante quien, frente a un año en el cual las caídas de las ventas ha sido constante, busca  paliar la situación actual para poder mantener abierto su comercio y las fuentes de trabajo que genera durante todo el año.

Coment� la nota