Piden mayor inclusión para personas con discapacidades

Subir al colectivo o transitar por las veredas suele ser una pesadilla para estas personas.
La movilidad y el traslado para aquellas personas con capacidades diferentes puede llegar a ser hasta considerada una misión imposible, al menos, si intentan movilizarse en unidades del transporte público de pasajeros o por las veredas rotas o con vehículos mal estacionados sobre las mismas.

En diálogo con Ciudadano, Silvia Díaz, una de las integrantes del Grupo de Padres Autoconvocados de Niños con Discapacidad y mamá de Gonzalo, un niño de 3 años que padece parálisis cerebral, explicó que entre las dificultades más frecuentes que atraviesan es "el tema del traslado, ya que al tener que utilizar la silla de ruedas, las que deberían ser especiales para este tipo de niños, nos cuesta mucho porque tenemos que movilizarlas por veredas en mal estado, por ejemplo".

Con respecto a la utilización del transporte público de pasajeros, esta luchadora mamá destacó que "usualmente los colectivos no alzan a las personas con sillas de ruedas, o porque las rampas están rotas, no las tienen o porque el chofer tiene que dejar el vehículo solo ya que nadie quiere ayudar".

Por otra parte, Stella Maris Rodríguez, presidente de la Asociación Solidaria para la Inserción Laboral del Discapacitado (ASPILD) destacó que si bien el microcentro "está más adaptado para la circulación, ya que se lo está restaurando, el problema se presenta en las afueras porque algunas veredas están desparejas y en desnivel".

Cobertura médica

Con respecto al trato y a la cobertura de las necesidades de los chicos, Díaz criticó a la Osep, y aseguró que desde hace más de un año, uno de los papás viene "persiguiendo al titular, Marcelo Costa, porque su nene necesita una silla especial, como la de Superman, pero como el costo de la misma es de $20 mil aproximadamente, no se la dan" y agregó "si el niño la necesita, ¿nos vamos a fijar si se puede gastar o no?".

Con respecto a los otros tipos de sillas de ruedas, esta mamá destacó que luego del análisis social, las obra sociales, en general, determinan cuál es el monto que deberán pagar para adquirir elementos especiales, y aseguró que "de $11 mil puede ser que se pague la mitad o menos, pero siempre pagás algo".

Con respecto a las políticas para evitar la discriminación, Díaz destacó que "siempre hablamos de discriminación y de lo que tenemos que hablar en realidad es de inclusión, que no nos afecte aquella persona que es diferente, que aprendamos a ayudarla a integrarse a la sociedad mendocina".

Comentá la nota