Piden que una junta examine la salud de la contadora general

Interrogantes sobre el caso Beltrán de Salido.
El nuevo pedido de licencia médica que presentó la contadora general de la Municipalidad de la capital, Patricia Beltrán de Salido, abrió dos interrogantes en la intendencia: ¿tiene problemas de salud? ¿cuál es la gravedad?

Para intentar encontrar las respuestas a esos interrogantes, no se descarta que la Municipalidad decida formar una junta médica que examine el estado de salud de la contadora.

La funcionaria no asiste a su trabajo desde mediados de junio, cuando adujo razones de salud. Sin embargo, durante este período, hubo una serie de planteos oficiales y de denuncias de la profesional por una supuesta "usurpación de funciones" en su contra. Beltrán de Salido dijo que el intendente, Domingo Amaya, toma decisiones "en forma dictatorial", según lo demandó ante el Colegio de Graduados en Ciencias Económicas de Tucumán.

A su vez, el consejo directivo de esta institución, que agrupa a los contadores y que también integra el propio Amaya por su profesión, todavía espera que el intendente le de las explicaciones sobre las denuncias de la contadora.

Mientras tanto, el caso sigue generando repercusiones en todos los ámbitos municipales, incluido el Concejo Deliberante. Ayer el presidente de la comisión de Hacienda, José Franco (PJ), dijo a LA GACETA que nadie sabe exactamente de qué se trata el problema de salud que alegó Beltrán de Salido.

Incluso, el edil oficialista advirtió lo que en la esfera de la Municipalidad se piensa hacer en adelante, según fuentes de la propia intendencia. "Me parece que la contadora va camino a un callejón sin salida. Habrá que formar una junta médica para resolver si ella (por la contadora) está en condiciones o no de cumplir normalmente su función", afirmó.

Franco resaltó que ella es una funcionaria; no una empleada. "Hay que darle una definición a este tema", aseveró.

Comentá la nota