Piden que el ex juez Lona vaya a juicio por la causa Ragone

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación pidió ayer que la acusación por prevaricato que pesa contra el ex juez Ricardo Lona en relación al secuestro y desaparición del ex gobernador Miguel Ragone sea elevada a juicio.
El pedido fue presentado por el delegado en Salta del organismo nacional, el abogado Martín Ávila, quien participa en este proceso como querellante.

El letrado solicitó al juez federal Miguel Medina que corra "vista al Ministerio Publico con el fin de que realice el requerimiento fiscal de elevación a Juicio del encartado Ricardo Lona por el delito de prevaricato cometido referido al secuestro del doctor Miguel Ragone, las lesiones de Margarita Martínez, y el homicidio de Santiago Arredes".

En la solicitud, el abogado recordó que Lona está procesado por el delito de prevaricato (dictar a sabiendas una resolución injusta) en relación a la causa Ragone, y que esta resolución fue confirmada en segunda instancia por la Cámara Federal de Apelaciones de Salta, "por lo cual no existe impedimento alguno para solicitar la clausura de la instrucción y su elevación a juicio oral y público".

La acusación contra Lona en la causa Ragone, que ya se encuentra elevada a juicio en lo que refiere a los otros acusados, fue separada del resto, por decisión de la Cámara, con el fin de evitar que el juez federal Julio Leonardo Bavio, que está excusado respecto de Lona, tuviera que apartarse de todo el proceso.

La acusación contra el ex juez fue acumulada a la conocida como causa 627, en la que se reunieron todas las imputaciones que se le hacen a Lona por su actuación durante la última dictadura militar, época en que era el único juez federal de primera instancia de la provincia.

Esta causa, a cargo del juez Medina, está prácticamente paralizada porque el acusado recusó al fiscal federal Domingo Batule, una cuestión que debe ser resuelta por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

En la causa Ragone interviene otro fiscal, Mario Snopek, quien habría planteado que debe continuar actuando Batule en relación a Lona.

Pero como la Cámara de Apelaciones también determinó que el prevaricato que se le atribuye a Lona no constituye un delito de lesa humanidad, se corre el riesgo de que la acción penal prescriba y el ex juez sea sobreseído.

Esta posibilidad motivó el pedido de Ávila, quien también solicitó que se le dé preferente despacho dado que "cualquier tipo de demora podría operar a favor de la defensa lo cual justifica esta solicitud, además de los 33 años de impunidad que rodea el presente caso".

Si la causa contra Lona fuera elevada a juicio, el ex magistrado podría ser juzgado junto con el resto de acusados, Luciano Benjamín Menéndez, Carlos Alberto Mulhall, Miguel Gentil, Joaquín Guil, Jorge Héctor Zanetto, Andrés del Valle Soraire, Pedro Javier Herrera y Raúl Nelson Herrera, cuyo expediente ya fue enviado al Tribunal Oral en lo Criminal Federal pero aún no se integró el tribunal que llevará a cabo la audiencia.

Según se supo, por lo pronto el juez Medina corrió vista al fiscal general, José Pérez, para que éste resuelva qué fiscal intervendrá en la acusación contra Lona por Ragone. La lógica indica que debería continuar Snopek.

Comentá la nota