Piden informes por el gas natural en barrio San Jorge.

Una de las necesidades más importantes que reclaman los vecinos del barrio San Jorge es la posibilidad de acceder al gas natural. Sin embargo, en un pedido de informes presentado por el bloque de concejales Frente para la Victoria (PJ-Polo Social) en el Concejo Deliberante, se busca conocer el destino de los fondos que habría enviado la Provincia de Buenos Aires para ser afectados a la construcción de esa obra.
El presidente de la sociedad de fomento del sector, Ignacio Alvarez, aseveró que "nuestro barrio carece de gas natural, solamente hay una conexión hasta el sector de la unidad sanitaria. A nosotros no nos entregaron ningún material, salvo cinco caños que tenemos guardados y nada más".

El dirigente vecinal reconoció que había un subsidio para que todo el barrio acceda al servicio, "pero yo no se lo que pasó. Desconozco qué se hizo con esos fondos".

En tanto, el concejal Gustavo Traverso dijo que "por lo que tenemos entendido y así lo corrobora la gente del barrio, es que en el 2006 el gobierno provincial, que en ese momento estaba al frente del Ejecutivo Felipe Solá, otorgó un subsidio para una conexión de gas en los barrios San Jorge y Progreso; un viejo trámite que se había hecho en la época de Abel Miguel".

"El subsidio llegó, sabemos que se compraron parte de los materiales, pero nunca se hizo la obra. Por eso pedimos un informe para conocer cuánto se gastó, sobre todo en materiales, y el resto del dinero a qué se imputó, adónde fue a parar esa partida".

Traverso calificó al tema como "delicado" por "tratarse de un subsidio que viene desde la Provincia. Son estas las dudas porque no vimos la solicitud del subsidio. Por eso queremos que el Ejecutivo nos explique bien como fueron esos trámites".

El barrio cuenta con 130 viviendas comprendidas en unas seis cuadras y está habitada por alrededor de 500 personas. Está comprendido por las calles Possio, José Hernández, Marrull, Bentancourt, Telésforo Chávez y Payán.

Hace varios años que el servicio llega hasta la guardería y a la unidad sanitaria, pero a través de cañerías chicas, las que no son aptas para que funcionen como red. Además, todas las casas cuentan con las instalaciones internas, pero se utilizan garrafas, lo que significa un costo mensual alto para la gente.

Comentá la nota