Piden información por medicamentos “no aptos”

La Comisión de Salud del Departamento Legislativo emitió un pedido de comunicación por la entrega de medicamentos inocuos por parte del municipio a través de una farmacia local.
La Comisión de Salud del Concejo Deliberante elaboró un proyecto de comunicación sobre la entrega por parte del municipio de medicamentos no aptos.

La iniciativa impulsada por el Departamento Legislativo hace mención a dos casos ocurrido el año pasado, y que involucran a una misma vecina. En agosto, la Dirección de Emergencia y Atención Directa entregó a la mujer el medicamento Risperidona, recetado para su hija de cuatro años. A diferencia de otras entregas recibidas, en esa oportunidad se trataba de un preparado magistral. Por esta razón, y luego de consultar a su médico de cabecera, la vecina decidió enviar esa muestra al Colegio de Farmacéutico para que analizara el contenido del remedio. La entidad con representación en la provincia de Buenos Aires determinó que el preparado “era no apto para consumo”.

Según la madre de la nena de cuatro años, al mes siguiente de lo ocurrido la Municipalidad suspendió la entrega de esa medicación. En noviembre, la vecina gestionó ante Servicios Sociales del Hospital Municipal Nuestra Señora de Luján la restitución de la ayuda. Volvió a recibir un preparado magistral, rotulado en la misma farmacia que la muestra anterior. Ante esa situación, solicitó que sea analizado por el Colegio de Farmacéuticos. Los resultados demostraron la no aptitud del preparado. De acuerdo al informe fechado el 15 de diciembre, este segundo análisis efectuado por el Colegio determinó que el frasco tan sólo contenía un 27% de droga activa, y que en vez de tratarse de un preparado en gotas como indicaba la receta, fue elaborado en jarabe.

Dos meses después, el tema llegó al Concejo Deliberante. El 20 de febrero la Comisión de Salud se reunió con el secretario de Salud del municipio, Héctor Ruffinelli. A los pocos días volvió a repetirse el encuentro, esta vez con la presencia de la familia damnificada.

El 10 de marzo, se convocó a una nueva reunión con las autoridades municipales. Como resultado, la Comisión determinó elaborar un proyecto de comunicación donde se solicita al Departamento Ejecutivo “una investigación exhaustiva sobre la entrega de medicamentos que se realizaron hasta la fecha”, como así también la realización de “una investigación interna para determinar responsabilidades, sistemas de control sobre calidad de los mismos, y los criterios sobre la elección de los proveedores”.

LA INTERVENCIÓN DEL MINISTERIO

En los argumentos de la iniciativa, se explica que en la reunión del 10 de marzo, Ruffinelli acercó una nota del Departamento Farmacia –Dirección de Fiscalización Sanitaria- del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, “a través de la cual se hace alusión a las dos denuncias efectuadas por el Colegio de Farmacéutico sobre el fármaco Risperidona, entregado en Luján a través de la Municipalidad, y que fuera adquirido en la farmacia” de esta ciudad denunciada en dos oportunidades.

En la nota, firmada por Luis de La Vega –de la Dirección de Fiscalización Sanitaria del Ministerio-, se detalla que dicha dependencia efectuó, el 20 de noviembre, una inspección en el local dedicado a la venta de medicamentos. En esa oportunidad, según consta en el escrito mencionado, se constató “saldos no concordantes en el control de psicotrópicos de la Lista III”. Además, “se encontraron en depósitos especialidades medicinales vencidas, adulterados por supresión de lotes y/o vencimiento, con apariencia de industrializados y reenvasados, medicamentos sin ningún tipo de rotulación, aparentemente se trataría del producto Vorst”.

En esa inspección, motivada por la denuncia realizada por el Colegio de Farmacéutico, el Ministerio determinó que “los envases de preparados magistrales no se encuentran rotulados adecuadamente”.

Por estas falencias, la dependencia ministerial realizó una serie de infracciones, que fueron ratificadas el 4 de marzo pasado, cuando “se citó a la directora técnica de la farmacia en cuestión para que se hiciera presente a los efectos de realizar el arqueo que en el momento de la inspección no se pudo llevar a cabo”.

La nota rubricada por de La Vega concluye informando que “actualmente se encuentra el plazo previsto por el decreto 3707/98, dentro del cual la infractora tiene el derecho a presentar el descargo y ofrecimiento de la prueba que estime conveniente. Una vez que se produzca el vencimiento del mencionado plazo, el trámite de sanción seguirá su curso, pudiendo estimarse en el caso, la sanción de clausura del establecimiento”.

Comentá la nota