Piden que Gómez sea suspendido

El caso de Juan Carlos Gómez, el concejal oficialista acusado de ejercer ilegalmente la medicina, empezó a levantar polvareda en la arena política de Chimbas.
Al Concejo Deliberante ingresó un proyecto opositor que propone suspenderlo en el cargo hasta que se resuelva su situación en la Justicia y se espera que sea tratado el lunes que viene, en una sesión especial. Ese día también se debatirá un pedido de licencia que formuló el propio Gómez luego de comparecer ante la jueza Mónica Lucero. Por ahora, en el cuerpo hay opiniones divididas y la mayoría prefirió mantenerse cauteloso.

Los ediles habían preferido mantenerse al margen del escándalo y evitaron tomar posición, hasta que ayer saltó una presentación que hizo el concejal Gustavo Paredes, del bloque Unión por San Juan, para suspender sin goce de haberes al justicialista hasta que la Justicia diga si es culpable del delito de ejercer la medicina sin tener título habilitante.

Al mismo tiempo, Gómez pidió licencia por 60 días con el argumento de tener que concentrarse en esclarecer su situación judicial. La solicitud ya tiene un adherente: su compañero de bloque Oscar Gil.

Las dos iniciativas implican en la práctica que Gómez deje de ejercer temporalmente como edil. Pero desde el punto de vista son cosas distintas: la suspensión supone una separación preventiva del cargo ante dudas de condición moral para representar a los chimberos.

La mayoría de los ediles prefieren por ahora la cautela y se guardan la opinión para el lunes próximo. Ayer, en Laboral Parlamentaria, resolvieron celebrar ese día una sesión especial para discutir que rumbo a tomar con el caso Gómez.

Mientras el protagonista sigue en silencio, el intendente Mario Tello evitó hacer juicios. "Yo no puedo hacer una valoración hasta que se expida la Justicia, sí puedo ratificar que desde el punto de vista político tuvo una conducta intachable y a él lo eligieron como concejal y no como médico", sostuvo el jefe comunal.

Comentá la nota