Piden formalizar la actividad a través de un registro municipal

El concejal Jorge Boasso presentó en 1995 el primer proyecto para formalizar la actividad de los cuidacoches. "Desde entonces lo fui aggiornando de acuerdo a la realidad y a las nuevas necesidades, incluso propuse un censo de las personas que ofician de cuidacoches, limpiavidrios y malabaristas callejeros para impulsar la inclusión social", explicó. Y dijo que toda crisis produce la marginalidad y precarización laboral que generan actividades informales dentro de una economía subterránea, como la de los cuidacoches.
Según el edil, apenas el Concejo retome sus reuniones de comisión insistirá con su proyecto de registro municipal de cuidacoches. La idea incluye exhibir una identificación con nombre, fotografía y zona de trabajo, además de casaca refractante, con inscripciones claras provista por la Municipalidad. A la vista también deberá estar el carácter voluntario que tiene la contribución y un número de línea gratuita para una eventual denuncia.

Complejidad. El director de la Guardia Urbana Municipal (GUM), Mariano Savia, citó para el oficio de cuidacoches tres escenarios posibles. Están quienes son honrados y trabajan sanamente porque no tienen otra opción ya que sin referencias laborales o calificación es muy difícil entrar en el mercado formal. Pero también están los que utilizan esta tarea como pantalla para extorsionar o delinquir, además de los que se alcoholizan o consumen sustancias mientras cuidan autos.

En estos últimos casos "tratamos de incluirlos en algún plan de salud a través de Promoción Social y en solicitudes de empleo", explicó.

Según Savia, no se trata de criminalizar la pobreza. "Nos reunimos con ellos y acordamos mantener una conducta, no extorsionar ni agredir. Además, reiteró que los automovilistas pueden denunciar situaciones de coacción o violencia al número 0-800-444-0909.

Comentá la nota