Piden "fecha fija" para las elecciones provinciales

El vecinalista Maiocco quiere eliminar la "discrecionalidad" del gobernador para convocar a los comicios.
"Una fecha cierta trae como consecuencia una campaña cierta", afirmó ayer el legislador José Maiocco (Unión Vecinal Federal), al insistir con que las elecciones provinciales deben establecerse por ley en un domingo fijo, para eliminar la "discrecionalidad" del gobernador al momento de firmar el decreto de convocatoria.

Maiocco ya había presentado en 2008 un proyecto para que las elecciones provinciales deban "realizarse el primer domingo del mes de octubre del año en que finalizan los mandatos las anteriores autoridades".

"Sostenemos que este punto es clave para debatirlo en la comisión de la reforma política", dijo Maiocco.

La Legislatura revivió la comisión para debatir la agenda de la reforma política, que comenzará a trabajar en febrero, y el vecinalista anticipó su opinión sobre uno de los cinco capítulos que estarán bajo tratamiento. (ver recuadro)

Cabe recordar que a fines del año pasado se aprobaron leyes de reforma política, pero faltó reglamentarlas y, además, los legisladores de la oposición reclamaron la extensión del temario (a éstos se sumaron, después, otros de origen delasotista).

Para Maiocco, "si logramos su aprobación resultará beneficioso para tener un sistema electoral transparente y fortalecido porque una fecha cierta, trae como consecuencia una campaña cierta, eliminamos todo margen de discrecionalidad en esta materia".

"Así como a nivel nacional se vota el cuarto domingo de octubre, nos inclinamos por una fecha fija para la elección provincial, separada de los comicios nacional y municipal", señaló.

Claro que la "fecha fija" nacional fue alterada por una sorpresiva iniciativa legislativa del kirchnerismo en 2009, de modo que las elecciones que se esperaba que tendrían desarrollo en octubre finalmente tuvieron lugar el 28 de junio.

Margen de maniobra

La convocatoria a elecciones provinciales es una facultad del gobernador, aunque "debe hacerse con noventa días, por lo menos, de anticipación al acto electoral". De todos modos, el margen de maniobra para el gobernador, como se ve, es amplísimo.

Por ello, al comienzo de cada año electoral comienzan las especulaciones sobre si los comicios provinciales coincidirán o no con los nacionales, si se harán antes o después; todo ello según la conveniencia de quien sea oficialismo.

"El punto que quedaría a discutir -agregó Maiocco- es sobre las elecciones separadas o no, porque quizás sería posible establecer una fecha única para todos los municipios juntos, separadas de las elecciones provinciales".

"En suma -remató el vecinalista federal-, el tema es evitar situaciones como las registradas en algunos municipios, en los que se anticiparon varios meses, incluso hasta un año antes de la finalización del mandato del intendente en ejercicio, por especulaciones de coyuntura.

Comentá la nota