Piden elecciones "urgentes" en la UOCRA

Un grupo opositor al interventor decidió desconocer a las actuales autoridades, a quienes acusan de discriminar a obreros neuquinos y favorecer a trabajadores foráneos.

La asamblea estuvo cargada de tensión, como ocurre siempre en cada reunión en la que se debate la política interna del gremio de la construcción. Se hizo en la calle, en las afueras del edificio de la UOCRA, que desde hace tres días estaba tomado por un grupo de obreros que reclaman elecciones "urgentes" para designar a las nuevas autoridades y que cuestionan al actual interventor, Víctor Carcar.

Medio centenar de personas que llegaron desde Cutral Co y Plaza Huincul participaron del encuentro junto a otros obreros de la ciudad de Neuquén.

En el encuentro, en el que se decidió "desconocer" al interventor, no faltaron críticas sobre la gestión y hasta hubo denuncias de discriminación hacia los trabajadores de Neuquén.

Según varios obreros consultados por este medio, trabajadores bolivianos (o "bolitas" como los llaman despectivamente) los desplazaron en los cupos que tienen las empresas debido a que el gremio se lo permitió.

"Nosotros no queremos un subsidio del gobierno; queremos que nos den trabajo", se quejó uno de los representantes poco antes de que se iniciara la asamblea. "No es el problema de falta de trabajo, lo que pasa es que lo que hay se lo dan a los 'bolitas'", dijo, aunque aclaró que no lo decía en términos discriminatorios.

Desde la conducción, en tanto, se aseguró que no cedería a las presiones del grupo opositor y solicitaron que intervenga la Justicia ante la posibilidad de que se pudieran registrar enfrentamientos con mucha violencia.

Los temores de la conducción son realmente fundados. A lo largo de la historia, la UOCRA fue escenario de violentos enfrentamientos entre grupos que se enfrentaron por la conducción del sindicato.

Conocida esa historia, es que la Policía se encargó de custodiar permanentemente los alrededores de la sede ubicada sobre la calle Alderete, a metros de la Comisaría Primera, para prevenir choques entre ambos bandos que pudiera terminar en una desgracia.

Por fortuna, los ánimos comenzaron a calmarse cuando finalizó la asamblea. Los opositores al interventor decidieron levantar la protesta en el edificio y marcharse, aunque con la promesa de seguir insistiendo con sus reclamos.

Comentá la nota