Piden que el Ejecutivo vete la modificación de la Ley 55.

Piden que el Ejecutivo vete la modificación de la Ley 55.
La norma modificada en la primera sesión del año, autoriza al intendente por un espacio de hasta 5 días, a irse sin activar la asunción en el cargo del titular del Concejo Deliberante. El Diputado Cruz le pide a Peralta que lo rechace.
El presidente del bloque radical de Cámara de Diputados, Jorge Cruz, envió una carta al Gobernador de la provincia para que vete la modificación de la Ley 55 de municipios, que trajo críticas de numerosos concejos deliberantes de toda la provincia.

Cabe destacar que la reforma, autoriza la ausencia del titular del departamento ejecutivo municipal –intendente- por un espacio de hasta cinco días, cuando se encontrare fuera del territorio provincial, sin activar la asunción en el cargo del titular del Concejo Deliberante, como lo mandaba la misma norma.

Carta

Cruz solicita que en la oportunidad, Peralta proceda al Veto de la ley de modificación del artículo 34 de la ley nº 55, sancionada en ocasión de la 1º sesión ordinaria del período 2009, el pasado 12 de marzo (proyecto 406-2008).

“Virtualmente, se autoriza a que la Intendencia quede en estado de acefalía durante espacio de cinco días, paralizándose de tal modo la gestión municipal con todos los trámites que requieren de la firma y dirección del titular del departamento ejecutivo”, argumento el Diputado radical.

Más adelante, sostuvo que esta controvertida reforma, “además es imprecisa y oscura, ya que en caso de ausencia del Intendente, pero encontrándose dentro del territorio provincial, la acefalía del Departamento Ejecutivo podría extenderse por más de cinco días, y hasta por tiempo indefinido, ya que el nuevo artículo 34º nada dice acerca de la ausencia del Intendente cuando permanece dentro de la Provincia”.

Igualmente, “tampoco prevé la reforma que ocurre durante esa ausencia del Intendente, no previendo la asunción de Departamento Ejecutivo de funcionario alguno, lo cual hace suponer que eleva el estado de acefalía a un estado de normalidad institucional, algo absolutamente insólito”.

Asimismo, puso como ejemplo que podría darse la “desopilante situación” de un Intendente que mude su residencia permanente a otra localidad de la provincia, y se traslade esporádicamente a la localidad donde tiene a cargo el Departamento Ejecutivo solo para cumplir con la firma de instrumentos legales.

“En los fundamentos del proyecto de ley, sus autores aluden a que en los tiempos actuales, en razón ‘de los avances de las comunicaciones y la tecnología’, el Intendente permanecerá en contacto con sus funcionarios y colaboradores y por lo tanto no hay riesgo de abandono de la gestión. Ello nos hace suponer que se autoriza el ejercicio de la gestión en forma teledirigida, vía teléfono celular, correo electrónico y hasta mediante ‘chat’, modalidades que para nada se condicen con la responsabilidad que implica la función de gobierno”, cuestionó.

“El espíritu que alienta esta modificación legal responde a la convicción de que los asuntos del Departamento Ejecutivo son privativos del intendente, y por lo tanto deben quedar vedados a la intromisión del titular del Concejo Deliberante. Estimo que habrá plena coincidencia que tal tesitura se enfrenta con los principios y valores del sistema republicano de gobierno, entre ellos los de legalidad, transparencia y publicidad de los actos de gobierno”, indicó entre otras cosas.

Comentá la nota