Piden al Ejecutivo un informe sobre lo recaudado por ReBA y el destino de los fondos

A través de un proyecto iniciado en el bloque del Frente para la Victoria-Partido de la Victoria (FpV-PJ), que fuera aprobado por unanimidad de los quince concejales presentes al momento de la votación durante la última sesión ordinaria llevada a cabo la semana pasada, el Cuerpo Legislativo solicitó al Ejecutivo municipal un informe sobre los fondos recaudados en concepto de ReBA (Registro para la Comercialización de Bebidas Alcohólicas) así como también el uso que se le ha dado a los mismos desde 2007.
Todos aquellos comerciantes que tengan como finalidad distribuir, suministrar, vender, expender a cualquier título, depósito y exhibición, en cualquier hora del día, bebidas alcohólicas deben inscribirse en el Registro provincial que fue creado a través de la Ley Nº 13.178 y reglamentada a través del Decreto Nº 828/04.

Provenientes del canon que deben abonar dichos comerciantes en el distrito, el Estado recauda un monto anual que es asignado en un cincuenta por ciento a la Provincia y otro cincuenta al gobierno municipal. Los mismos deben ser destinados al financiamiento de las funciones de fiscalización, control y programas de educación, capacitación y prevención de adicciones.

Dadas las justificaciones del Ejecutivo en torno a las deficiencias de las áreas de inspección debido a lo oneroso de formar y mantener un cuerpo equipado de fiscalización, los concejales elevaron el pedido de informe con el objetivo de tomar conocimiento del cumplimiento cierto de la normativa provincial vigente y conocer el monto de los fondos percibidos para asignar mayor efectividad al control de la nocturnidad. El mismo debería ser respondido en un plazo de quince días hábiles.

"Nos urge y veríamos con agrado que sea contestado en el tiempo solicitado porque esto nos permitiría tener una idea más acertada de lo recaudado en este concepto y más en un momento en el que se dice que las finanzas no alcanzan para encarar políticas como las que se piden en cuanto a los controles de la nocturnidad", manifestó en el recinto de sesiones el presidente del bloque FpV-PJ, Héctor García Cosentino, antes de que la solicitud fuera apoyada por el resto de sus pares.

El pedido expreso de los ediles tiene que ver con un informe detallado de los montos totales percibidos anualmente por inscripción y renovación de las licencias otorgadas por el gobierno bonaerense para la comercialización de bebidas alcohólicas, listado de los comercios inscriptos en el ReBA, así como también el de aquellos que renovaron sus licencias.

También, solicitan el destino otorgado a esos fondos coparticipados desde el 11 de diciembre de 2007 a la fecha.

"En estos momentos tan particulares que vivimos en referencia a la necesidad de controlar las actividades nocturnas, el consumo de alcohol y demás adicciones", consideran los concejales en el pedido de informe girado al intendente Osvaldo Cáffaro y su equipo de gobierno, "es menester conocer la actividad realizada por nuestros funcionarios del Ejecutivo municipal, quienes seguramente se encuentran abocados y a la vanguardia tanto en la fiscalización, control, educación, capacitación y, sobre todo, en la prevención de las adicciones".

Este considerando incorporado por los ediles en la comunicación pedido de informe que el intendente debería responder en dos semanas, marca un claro ejemplo de la disputa entablada entre estos dos poderes municipales por diversos intereses.

De acuerdo a lo manifestado por el Ejecutivo los gastos de control son onerosos para las arcas municipales y, en el marco del debate sobre la nocturnidad, se hace necesario plantear nuevamente el tratamiento de la tasa de Seguridad sobre la que la mayoría de los ediles se pronunciaron en contra en la reforma de las ordenanzas Fiscal e Impositiva de este año.

Sin embargo, los ediles consideran que el Municipio ya cuenta con herramientas, como los fondos recaudados en concepto de ReBA para llevar a cabo la fiscalización precisa.

Comentá la nota