Piden que no sea desalojada la Escuela Especial Nº 514

La casa fue adquirida hace 12 años por la Provincia, pero estaba hipotecada. El Banco Nación intimó a desalojarla, luego de fallidas negociaciones.
La intimación al desalojo y el posterior remate de la sede de la Escuela de Educación Especial Nº 514 (ubicada en Roca 426), a la que asisten niños con trastornos emocionales severos de la ciudad y la zona, solicitado por el Banco Nación por una abultada deuda contraída por los anteriores propietarios, motivó ayer una reunión en el Consejo Escolar y la determinación de que funcionarios provinciales lleguen hoy en la ciudad para mantener un encuentro con representantes de la entidad crediticia.

La crítica situación de la institución fue planteada por el consejero escolar Manuel Mendoza (Gen Radical) en la primera sesión con la nueva conformación del organismo y fue respaldada por la directora de la escuela, Amanda Heguilén y el secretario general adjunto del Suteba, Enrique Gandolfo, entre otros.

La preocupación existente motivó que desde la DGCyE se decida enviar a nuestra ciudad a Claudio Gigli, de la dirección Legal y Técnica, quien mantendrá hoy una reunión con la gerencia del Banco Nación.

Igualmente, el cuerpo de consejeros resolvió solicitar que el director General de Escuelas, Mario Oporto, intervenga personalmente en el tema, en oportunidad de la visita que efectuará mañana a la ciudad. También planteó un encuentro inminente con ediles y legisladores, para buscar soluciones al tema y regularizar la titularidad del establecimiento.

Hasta el titular del Suteba Central, Roberto Baradel, se manifestó preocupado por la situación y se comunicó telefónicamente con algunos de los participantes de la reunión. Lo propio hizo la diputada nacional Virginia Linares (Coalición Cívica).

"Acá hay responsabilidad de la DGCyE y de los funcionarios que decidieron comprar un inmueble hipotecado, que luego no resolvieron la tenencia en una década, y obviamente de los propietarios, que no se hicieron cargo de una deuda que estamos pagando todos", dijo Gandolfo.

La situación es añeja y data desde el mismo momento de la adquisición del inmueble, pero se reactivó este mes, a raíz de la intimación al desalojo anunciada por la entidad bancaria, que debía concretarse a partir de esta semana.

En la reunión hubo polémica porque la presidencia del CE indicó que se debe buscar un espacio alternativo para el funcionamiento de la institución, aunque el resto de los presentes no avaló esa opción.

Adriana de Aggio, referente del Consejo de Niñez, Adolescencia y Familia indicó que "parece mentira que se olvide que la cartera educativa, con plata de todos, ya pagó 261.000 pesos por ese lugar. La verdad, estoy indignada...", resaltó.

Mendoza afirmó que si bien el banco no desea el desalojo de la institución, "tampoco puede tolerar que la cartera educativa no se siente a negociar la deuda, como ha ocurrido estos últimos años".

"La Provincia debe solucionar esto, porque tiene culpa al comprar irregularmente un inmueble. Por supuesto que, con posterioridad, deberá accionar contra el propietario, que no abonó lo acordado", afirmó.

Problemas de larga data

Los comienzos de la problemática datan de 1997, cuando la Dirección General de Cultura y Educación adquirió la casa, sobre la que pesaba una hipoteca, para ser la sede de la citada institución.

La hipoteca con el Banco Nación debía ser abonada por las anteriores dueñas (que serían propietarias de una escuela privada), pero eso no ocurrió.

En estos momentos, la deuda con la entidad bancaria es cercana a los 700 mil pesos y, luego de un fallido intento de negociación entre el banco y la DGCyE, se informó que el desalojo debía realizarse luego del 15 de diciembre, para posteriormente procederse al remate de la propiedad.

Según se informó desde la dirección de Propiedades de la cartera provincial, el desalojo está suspendido y habrá una nueva reunión de partes.

"El trámite está paralizado. No se va a desalojar y habrá un encuentro con el banco. No hay que temer ningún cambio de sede", dijo una alta fuente de la cartera educativa.

No obstante, no existe aún confirmación por escrito y existen dudas sobre esa situación. Incluso, la consejera escolar Griselda Domínguez aseveró que con el embargo del jardín Nº 932 pasó algo similar. "Se paró el embargo, pero luego de varios meses, aún no está regularizada la titularidad del inmueble".

Por otra parte, al término de la reunión se conoció que, además del Banco Nación, existe un segundo acreedor.

La directora de la EEE Nº 514, Amanda Heguilén, indicó a "La Nueva Provincia" que los alumnos que asisten a la escuela tienen problemáticas para las que resulta muy importante el lugar físico.

"Nuestros chicos no pueden estar en cualquier espacio. Son chicos con fobias, que requieren de una conducta similar, casi una rutina, para que se sientan seguros y contenidos", explicó.

La casona ubicada tiene salón de usos múltiples, 6 aulas, 6 talleres, gabinetes, baños con ducha, dirección, cocina, patio y depósito. La escuela funciona en la ciudad desde hace 22 años y, desde hace 12, ocupa la actual sede.

La DGCyE la compró en cuotas. Pagó tres cheques de 87 mil pesos (el último, abonado en marzo de 1998) y no pagó el cuarto certificado, según se dijo entonces, porque el anterior propietario no había abonado al banco las cuotas de la hipoteca.

Desde entonces, diversos trámites fueron realizados y en 2000, casi desalojan la institución. Allí, hubo negociaciones, pero no hubo ningún tipo de pago, por lo que, luego de nueve años, se volvió a intentar un arreglo, que también fue infructuoso.

La institución es la única de la ciudad y la zona especializada en niños, adolescentes y adultos con trastorno emocional severo. Tiene actualmente 96 alumnos (de entre 4 y 40 años de edad), de los cuales 30 están además integrados en escuelas comunes. Posee una unidad laboral de 15 alumnos, que realizan artesanías para vender.

Cuenta con 25 docentes y funciona de 9 a 17. No cierra sus puertas en verano, porque continúa trabajando con 70 chicos.

Comentá la nota