Piden derogar las ordenanzas que regulan la prostitución

El fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos y Trata de Personas, Marcelo Colombo, estuvo ayer en la ciudad invitado por la Subdirección de Políticas de Género de la Municipalidad de Santa Rosa. Por la mañana se reunió con el intendente Francisco Torroba y los concejales y por la tarde brindó una disertación sobre la Ley de Trata de Personas, sancionada el año pasado, y comentó su experiencia en la investigación de ese tipo de delitos.
Además, el funcionario analizó las normas locales de habilitación de locales nocturnos y, consultado por LA ARENA, concluyó que la ciudad está en infracción con la Ley de Profilaxis y el Convenio para la Represión de la Trata de Personas y de la Explotación de la Prostitución Ajena, emanado en 1949 por la ONU. Por este último, la Argentina se comprometió a castigar la explotación de la prostitución ajena.

"De alguna manera estas regulaciones vienen a ubicarse como un sistema reglamentista de la prostitución, cuando desde el año 1937 la Argentina tiene un sistema adoptado como abolicionista, es decir, respeta el ejercicio de la prostitución de manera individual, pero no se adscribe a respetar la explotación de la prostitución, sino que reprime y sanciona penalmente a quienes explotan la prostitución. Y estas regulaciones de alguna manera están reglamentando la explotación de la prostitución", afirmó.

-¿Son aspectos puntuales de la normativa local los que están en infracción?

-La normativa en general. Bajo el eufemismo de whiskería, o de alternadora o de bailadora de noche, a todas las chicas que participan de eso se les están exigiendo exámenes ginecológicos que no son propios de esa actividad que aparece denunciada como actividad lícita, porque no se puede declarar en la ordenanza que van a ejercer la prostitución. Entonces, lo que se está haciendo es una reglamentación del ejercicio de la prostitución.

-¿Siempre las whiskerías encubren un prostíbulo?

-Si la whiskería presenta mujeres que incitan a la prostitución, como pasa en muchos lugares de por aquí, y además de eso, medianera mediante, hay habitaciones donde se ejerce la prostitución, eso no es una whiskería sino, en términos de la vieja Ley de Profilaxis, una casa de tolerancia (el nombre con el cual la ley define a los prostíbulos). Whiskería, cabarets son eufemismos para denominar los lugares donde se explota la prostitución ajena.

-¿Qué se recomienda en los casos como Santa Rosa donde la legislación, en general, está en infracción?

-Por lo menos, suprimir todo lo que es la reglamentación, porque debería acogerse a todo lo que dice la Convención Internacional de la ONU y la Ley de Profilaxis, que viene a prohibir estas casas de tolerancia. No pueden existir ni aquí, ni en todo el territorio argentino.

-¿Cómo puede ayudar la Procuración a que el municipio adecue su legislación?

-Como fiscales, lo que vemos en esta normativa es un obstáculo para que prosperen las investigaciones; de todas maneras, estamos a disposición para cualquier ayuda que podamos dar en términos de interpretación de la ley y de normas internacionales.

La visita del funcionario fue impulsada por la Subdirección de Políticas de Género, desde donde se está impulsando una modificación a la legislación municipal respecto a las habilitaciones de las whiskerías. Torroba manifestó a poco de asumir que su intención era que la ciudad quedara libre de locales donde se lucra con la explotación sexual.

"Se investiga mal"

Colombo dialogó con este diario minutos antes de ingresar a la sala Juan Carlos Bustriazo Ortiz del Centro Municipal de Cultura (CMC) donde ofreció su disertación a un público compuesto por funcionarios y legisladores. Entre otros se contaron la fiscal federal de Santa Rosa, Marta Odasso; el fiscal del Tribunal Oral Federal, Jorge Bonbehí; el secretario de DD.HH., Rubén Funes; el jefe de la Brigada de Investigaciones de la Policía, Carlos Chico; el intendente Torroba junto a buena parte de su gabinete; diputados provinciales y concejales.

Mónica Molina, subdirectora de Políticas de Género de la comuna local, fue la encargada de presentarlo. Colombo explicó que "la Ley 26.364 de Prevención y Trata de Personas es relativamente nueva por lo que muchas veces, debido al desconocimiento, se investiga mal. Los fiscales, jueces y las fuerzas de seguridad suelen no estar anoticiados de los pormenores de esta ley, lo que deriva en procedimientos erróneos".

Explicó que el delito de trata tiene varias partes, todas ellas penalizadas a partir de la nueva ley: captación, traslado, recepción y finalmente la explotación propiamente dicha, la cual puede tener fines como la prostitución ajena, la reducción a la servidumbre, el trabajo forzoso y el tráfico ilegal de órganos y tejidos vivos.

Comentá la nota