Piden custodia policial tras tensión con Soria

Piden custodia policial tras tensión con Soria
Ayer el tanque amaneció pintado por los radicales, que blanquearon sobre el cartel que un día antes pintó el PJ.
INGENIERO HUERGO (AVR).- A partir del confuso episodio registrado la noche del martes en el municipio local, el jefe comunal de Huergo, Leonardo Ballester, solicitó custodia policial para su vivienda y la de los concejales, luego de que un edil indicara que el intendente de General Roca, Carlos Soria, mostró un arma en la cintura.

Ayer el nerviosismo era palpable en los funcionarios municipales de Huergo, tras lo ocurrido el martes, cuando el jefe comunal de Roca ingresó al Concejo Deliberante de Huergo buscando al intendente, para recriminarle que se le haya impedido una pintada política en un viejo tanque de agua del ferrocarril ubicado en el límite de los ejidos de Huergo y Godoy.

Según los ediles, Soria increpó a los concejales radicales mientras denostaba al jefe comunal local y, cuando se iba a retirar del recinto del Deliberante, la concejal Sandra Fraser, que se levantó para abrirle la puerta, creyó ver que "cuando se acomodaba la campera tenía en la cintura una pistola, aparentemente de calibre 9 milímetros".

Por su parte el concejal huerguense del Frente para la Victoria, Carlos Amaya, consideró que la denuncia por la presunta utilización de un arma de fuego por parte de Soria es "una mentira".

Por otra parte señaló que "en ningún momento se vio un gesto de sacar un arma o algo por el estilo. Cuando Soria se iba se acomodó la campera, y fue cuando el concejal que le abrió la puerta para que se vaya que vio algo en la cintura, porque estaba de espaldas al concejal y de frente al resto de los concejales.

El edil señaló al mismo tiempo que en las charlas telefónica previa al incidente en el Deliberante, Soria habría pedido un permiso para que la pintada en el tanque estuviera por unos tres meses, tras lo cual el radicalismo lo volvería a pintar, pedido que le fue negado.

"Soria estaba buscando al intendente, pero el intendente en lugar de hacerse cargo de la situación no puso la cara, y Soria irrumpió en la sesión que teníamos en el Concejo con su vehemencia, pero era el lugar indicado para hablar, porque nadie iba a permitir que hubiera agresión.

Pero Ballester no puede asegurar que tenía un arma, si él no estaba" apuntó finalmente Amaya.

En tanto Ballester, tras indicar que en ningún momento se cruzó con su par de General Roca en la tarde noche del martes, señaló que "sus colaboradores y amigos le deberían decir que debe ver a un profesional, porque hizo 30 kilómetros para buscarme, desafiarme, ir hasta mi domicilio particular. Una situación realmente bochornosa".

Señaló que todo se desató a partir de una pintada política que encargó Soria en un espacio que, según Ballester, "históricamente" es utilizado por el radicalismo de Huergo. "Lo que los concejales trataron de explicarle es que en nuestra localidad hay un acuerdo por el que cada fuerza política tiene sus espacios para pintar, y nadie utiliza el que no le corresponde".

"Su actitud provocó un profundo temor, y lo digo sin exagerar; hoy los concejales tienen miedo como también lo tengo yo por mi integridad física, por mi familia. He radicado la denuncia penal correspondiente y dialogué con los concejales tratando de persuadirlos que me acompañen como testigos, pero tienen temor, tienen miedo de las represalias de Soria" agregó Ballester.

Sostuvo que "todos conocemos los antecedentes políticos de Soria, sabemos donde estuvo, con quiénes estuvo vinculados, y esto pesa en el momento en que un concejal recibe amenazas verbales diciendo ´los voy a matar a todos´ y cosas por el estilo".

También respondió a la acusación sobre que su hermana cobra una beca provincial al indicar que "es totalmente falso, ella actualmente reside en San Antonio y no está cobrando. Sí lo hizo hace algunos años atrás cuando estaba en Huergo y trabajó en el Promín".

Comentá la nota