Piden cumplimiento de la ley Que regula los locales nocturnos

Concejales capitalinos no se quedan conformes con el silencio adoptado por el Ejecutivo provincial respecto a la falta de aplicación de la ley que establece un horario tope para el funcionamiento de los locales nocturnos en el territorio provincial.
La normativa, modificatoria de la Ley 3548, había sido promovida por el Ejecutivo como una forma de combatir el flagelo del consumo de alcohol en los locales nocturnos y que era uno de los causales de la inseguridad y accidentes de tránsito en la provincia. La medida había sido acatada temporalmente por la comuna Capitalina y en varias jurisdicciones del interior, lo que llevó a que por ejemplo San Salvador de Jujuy y Palpalá adoptaran medidas conjuntas a los fines de contribuir a la seguridad de los jóvenes principalmente que asisten a los boliches.

Sin embargo, la ley mereció cuestionamientos de parte de los propietarios de boliches nucleados en una asociación provincial de confiterías bailables, y a partir de allí se ingresó en un "stand by" a fines del año anterior, debido a la proximidad de las fiestas de fin de año y a las proximidades de las celebraciones veraniegas y de carnaval.

Faltaba y aún falta la reglamentación pertinente, de allí que los ediles insistan con el correr de los días en que el Ejecutivo se pronuncie, aunque nada se sabe si existe alguna comisión que esté trabajando en la redacción del texto.

Para algunos ediles, hay manos traviesas que están boicoteando la normativa, de allí que hallan girado notas pertinentes al titular de la cartera de Gobierno, Julio Costas, a los fines de solicitarle celeridad en la confección de la reglamentación, debido a que en pleno se están desarrollando la "prefiesta" Nacional de los Estudiantes con la realización de elecciones o bailes que buscan recaudar dinero para el financiamiento de las carrozas o carruajes.

"INTERESES PODEROSOS"

"Confío que una buena reglamentación puede dejar satisfechos al conjunto de los interesados", manifestó el concejal Pedro Ascárate, al referirse a la situación generada, reiterando que el Concejo resolvió remitir una nota al Ministerio de Gobierno "a los efectos de conformar o de constituir la reunión con el consejo de seguridad de la provincia, con temas que ya habíamos adelantado en una reunión previa".

Recordó luego que "nosotros hemos realizado reuniones, no solamente los dos concejos deliberantes, de Palpalá y San Salvador de Jujuy, sino que también se produjo una reunión de los concejales con los respectivos intendentes. O sea que hay un involucramiento por parte de los cuerpos legislativos y ejecutivos de las dos ciudades, lo que expresa una voluntad política de casi la mitad de la población de la provincia, pidiendo una intervención del Ejecutivo provincial y ofreciendo nuestra colaboración para la reglamentación de la ley vinculada al funcionamiento de los locales nocturnos".

Manifestó así su preocupación por "el tiempo que ha transcurrido después de las últimas reuniones. Habíamos entendido que eso era producto del conflicto en el que se ha sumergido la provincia, en relación a las cuestiones salariales, pero el tema de la inseguridad no puede ser dejado de lado. Porque no podemos admitir que la provincia se paralice sobre cuestiones como esta, que son claves para la posibilidad de una buena convivencia en la ciudad".

Ascárate expresó su esperanza de que la ley oportunamente aprobada, "no caiga en aguas de borraja, porque evidentemente la población tiene una justificada expectativa en la normalización de este tema tan delicado. Simplemente se exige la reglamentación de la ley por parte del Ejecutivo provincial".

Advirtió que la demora reinante, lo lleva a pensar que "hay intereses demasiado poderosos, que hacen que esto no se cumpla", pero confió en que "una buena reglamentación puede dejar satisfechos al conjunto de los interesados". "Creo que poner una orden en esto no significa perjuicio en absoluto", acotó.

En tanto que el presidente del cuerpo deliberativo, Pablo Lozano, opinó que "no podemos mantener esta situación en la incertidumbre, e independientemente de la ley la mayoría de los concejales presentes coincidió en que el horario más conveniente de finalización de las actividades en los boliches es el de las cuatro de la madrugada".

Comentá la nota