Piden la conformación de una comisión normalizadora

La solicitud la realiza un grupo de vecinos a través de la recolección de firmas. Mientras aumentan los cuestionamientos hacia su gestión, el actual presidente de la entidad convocó a una asamblea para el próximo viernes.
Desde el cambio de gobierno a nivel municipal, la suerte le ha sido adversa al polémico presidente de la sociedad de fomento Villa Flandria, Damián Cosme Guglielmo. Luego de varios años de idilio con el intendente Miguel Prince, el fomentista sufrió el revés del poder político local.

En octubre del año pasado, la gestión de Graciela Rosso decidió rescindir el contrato que entregaba a la entidad las tareas de servicios públicos de la localidad de Jáuregui y zonas aledañas. También fue dado de baja el acuerdo a través del cual la sociedad de fomento administraba el cementerio local.

En la práctica, la decisión del Departamento Ejecutivo tuvo dos implicancias directas: la pérdida de poder de la institución conducida por Guglielmo y el punto final del desembolso mensual –unos 30 mil pesos- que el municipio pagaba por los servicios prestados.

Meses atrás, otro frente de tormenta se abrió para la actual dirigencia de la sociedad de fomento. Un grupo de vecinos, en su mayoría socios de la institución, comenzó a reunirse con el objetivo de conocer la situación de la entidad. Varios eran los interrogantes sobre el presente administrativo y económico. En esos primeros encuentros, se tejieron dudas sobre el estado de la personería jurídica, y la cantidad de juicios laborales realizados por ex trabajadores, entre otras posibles irregularidades surgidas durante la gestión de Guglielmo.

Los interesados no lograron demasiados avances, pero la semana pasada tomaron conocimiento del llamado a asamblea ordinaria, para el próximo viernes 7, por parte de la comisión directiva de la institución. Según se detalla en la convocatoria, en el temario se incluirá la memoria y balance general, el cuadro de pérdidas y excedentes e informe de revisión de cuentas del ejercicio económico cerrado el 1 de marzo de 2009.

Ante esta situación, los vecinos que ponen en duda las actuaciones de Guglielmo en sus varios años de gestión al frente de la sociedad de fomento iniciaron una campaña con el propósito de lograr la conformación de una comisión normalizadora. Con esto, pretenden que el fomentista tenga que dar las explicaciones correspondientes.

En el escrito confeccionado para la recolección de firmas vecinales, se marcan diferentes situaciones que, según el criterio de los involucrados, hacen necesario el armado de una comisión normalizadora.

En este sentido se detalla que Guglielmo "incumple su obligación de gestionar el cobro de la cuota, con la intención de que dichos vecinos no podamos solicitar o participar de las elecciones o del actuar diario de la sociedad de fomento".

A su vez, se marca que "desde la rescisión de los contratos que tenía la sociedad de fomento con la Municipalidad, no han existido tareas fomentistas que sean dirigidas a la comunidad de Jáuregui toda".

Por otra parte, en el texto se deja en claro que en los últimos años se "ha realizado mala gestión en materia laboral, generando, en vano, juicios laborales que acarrean y acarrearán una gran deuda".

Otro tema central es la utilidad que se le dará a la maquinaria propiedad de la sociedad de fomento, que permanece arrumbada sin ninguna utilidad desde que el municipio determinó quitarle a la entidad los trabajos de servicios públicos. Al respecto, los vecinos indican que "la maquinaria que supuestamente nos pertenece está paralizada, depreciándose su valor y calidad, sin que hasta el momento se le dé utilidad".

También se marcan supuestas objeciones e irregularidades en la conformación de la comisión directiva actual, por "no contener dentro de sus filas mujeres, en clara contravención con lo estipulado por la legislación nacional, provincial y municipal, que hace a nuestro derecho constitucional de reunión, asociación y contra la discriminación de género".

Con todo esto, hasta el momento el gobierno de Rosso evitó tomar intervención directa ante los reclamos contra Guglielmo. Sin embargo, fuentes gubernamentales consultadas por este medio no descartaron la posibilidad de que se produzca una intervención. De acuerdo al estatuto interno de la entidad, el mandato de Guglielmo habría vencido en mayo pasado. Por esta razón, no estaría en condiciones de concretar la asamblea dispuesta para el próximo viernes.

En tanto, los vecinos que reclaman la normalización de la sociedad de fomento pretenden mantenerse al margen de las disputas políticas desatadas entre el gobierno y el fomentista. Sus preocupaciones, en cambio, giran en torno al futuro de una entidad emblema de Jáuregui.

Comentá la nota