Piden la captura del concejal acusado de ser un falso médico

Lo ordenó la Justicia. Allanaron su casa, pero no lo encontraron. La defensa pidió eximición de prisión.
La Justicia Correccional libró ayer un pedido de captura contra Juan Carlos Gómez, el concejal de Chimbas que el martes fue denunciado por Salud Pública por ser presuntamente un médico trucho. Fuentes de Tribunales confiaron que la Policía lo fue a buscar a su casa, pero no lo encontraron y sigue libre, ahora en carácter de prófugo. Al mismo tiempo, la defensa del edil presentó un pedido de eximición de prisión anticipada para evitar su detención. Mientras tanto, en el Concejo Deliberante se mostraron vacilantes y esperarán.

Ayer, nadie sabía decir dónde está Gómez. En el municipio contaron que no fue en todo el día y en el vecindario del Barrio Los Andes, donde vive, aseguraron que salió a primera hora de la mañana y que no volvió. Tampoco fue posible ubicarlo a través de su celular.

Sabiendo de la posibilidad de que quede detenido, los abogados defensores de Gómez pidieron por anticipado en la mañana que se lo exima de ir a prisión mientras se sustancia la causa. Y en horas de la tarde, la jueza Correccional que ahora está a cargo de la causa, Mónica Lucero, libró un pedido de captura, contaron en Tribunales.

En la noche, al no presentarse, la Policía fue hasta la casa de Gómez para detenerlo. Pero las fuentes aseguraron que no encontraron a nadie: ni a él ni a su familia. Hasta el cierre de esta edición seguían sin poder ubicarlo, lo que en términos legales significa que está prófugo.

Las complicaciones para el concejal justicialista, que es hijo del líder de la Agrupación Piquetera Virgen de Fátima, Carlos Gómez, empezaron cuando una de sus pacientes fue a Salud Pública a legalizar un certificado médico que le entregó. Ahí detectaron que la matrícula que supuestamente usa como médico es de una doctora y, después de otras averiguaciones, el ministro Oscar Balverdi lo denunció.

La causa está caratulada provisoriamente como ejercicio ilegal de la medicina, hecho que contempla una pena de 15 días a 1 año de prisión. A pesar de que se trata de un delito excarcelable, la jueza mandó a detener al concejal porque no se presentó cuando lo citaron y porque tiene facultades para traer por la fuerza a una persona denunciada, más allá de la pena que conlleva el delito.

En el Concejo Deliberante, que tiene facultades para sancionar o remover a sus miembros, fueron cautos, no anticiparon si tomarán alguna medida y, por ahora, esperarán informes de Salud Pública y la Justicia. "No se puede opinar antes de ver qué dice el juez", aseguró Oscar Gil, del bloque PJ que preside Gómez.

Carlos Mañé, del Modefé, sostuvo que "si hasta el martes no nos informan, voy a proponer que pidamos la documentación y que tomemos una decisión". Pero no especificó qué tipo de decisión. El concejal coincidió con la justicialista Liliana Alaniz, en que ante una eventual condena judicial, Gómez "no debería seguir siendo concejal".

No es la primera vez que en Chimbas hay concejales complicados judicialmente. Hace poco hubo dos casos, pero siguieron en sus cargos hasta terminar el mandato.

El intendente Mario Tello se mostró sorprendido por el hecho y dijo que "hay que respetar la instituciones y dejar que la Justicia investigue". Luego de elogiar la calidad humana de Gómez (ver página 3), aseguró que el caso "no afecta al justicialismo de Chimbas" y, aunque insistió en esperar que se expida Justicia, opinó: "si yo fuera él y esto es cierto, renunciaría".

Comentá la nota