"Me piden que camine, pero yo necesito correr".

Zuculini es tan inquieto y movedizo que Batista le aconseja calma. "Somos el mejor equipo del torneo", sorprende. A demostrar...
Es un caso único", "no descansa un segundo", "está todo el tiempo haciendo algo", "es eléctrico", "tiene unas pilas que no se le terminan nunca". Por los pasillos del búnker, los comentarios de los jugadores se multiplican día a día. Entre ellos, hay alguien que no deja de sorprenderlos más allá de que ya llevan 20 días de convivencia en esta aventura del Sudamericano: Franco Zuculini. Pocas veces un futbolista, como este chico de 18 años, ha respetado tanto la máxima de que se juega como se vive. Desde su forma de hablar, su manera de caminar o hasta en un simple saludo, Zucu destila ímpetu a cada paso. Nadie puede frenarlo afuera ni adentro de la cancha. Aunque Batista trabaja para que se tranquilice...

"El Checho me pide que camine un poco más cuando juego. Trata de ayudarme mucho. Pero yo, te digo la verdad, necesito correr todo el tiempo o estar en puntas de pie para arrancar rápido. Si no hago eso, me siento muy incómodo por mi juego", cuenta el volante central que esta tarde, contra Paraguay, volverá a formar un doble cinco junto con Exequiel Benavídez.

-¿Esa dinámica desmedida puede perjudicarte?

-Puede ser. El técnico tiene razón en lo que me dice: en estos torneos con fechas tan seguidas debería caminar un poco más la cancha para recuperarme mejor durante los partidos. Me cuesta mucho, lo iré aprendiendo de a poco...

-Tus compañeros dicen que afuera del campo sos un personaje. ¿Por qué?

-Naaaa. Acá hay cada personaje, hay cada uno... Cristaldo, Ríos, Tobio, Meza, Bella, Romero... Son tremendos. En la mesa, a la hora de comer, te morís de risa. Lo mismo cuando nos juntamos en los cuartos a escuchar música. Pero siempre muy bien, con mucha educación.

-También aseguran que sos incansable. ¿Es así o exageran un poco?

-No es que sea así. Lo que pasa es que yo me siento bien porque el grupo me hace estar así. Aunque no hayamos tenido buenos resultados, siempre trato de hacer chistes. Ese buen humor me hace jugar cada partido con muchas ganas. Intento aportar cosas positivas porque los chicos tiene que estar bien.

-¿Cómo llevás esta concentración tan larga?

-Bien, bien. Son muchos días pero bueno, ya estamos acostumbrados a estar afuera de casa con la Selección. Siempre hay algo para hacer, como ver películas o jugar a la Play Station. Hasta ahora no nos aburrimos nunca.

La nota se interrumpe. Diego Rodríguez se acerca a este cronista y le hace un pedido al oído, pero en tono fuerte para que su compañero lo escuche. "Preguntale a Zucu por la Promoción, je", lo chicanea el cuarto arquero de Independiente. "Tomátela, andate para allá", le responde Franco. Un rato más tarde, Rodríguez dirá con seriedad: "No creo que él sienta la presión de esta camiseta, porque la que vivió con Racing fue muy fuerte".

-¿Por qué les cuesta tomar vuelo futbolístico?

-Es inexplicable, porque tenemos un equipo muy bueno. El mejor de todos los que juegan el torneo.

-¡Epa! ¿No es mucho? Uruguay ganó todos sus partidos y con momentos de buen juego.

-Mirá, a Uruguay, en un amistoso, le hicimos cinco goles... Ahora ganó los cinco partidos y nosotros sufrimos, pero en esta etapa podemos superarlos.

-¿Por qué creés que, siendo los mejores según vos, tienen este nivel?

-Tenemos que jugar más tranquilos. Sentimos la presión de saber que las anteriores Sub 20 ganaron todo y eso nos lleva a que tratemos de demostrar que estamos para más. Y así cometemos errores.

-Antes de llegar a Venezuela decías que éste era un equipazo. ¿Va a aparecer en la ronda final?

-Sigo diciendo lo mismo y va a aparecer, porque los jugadores y las ganas están. No se nos dieron los resultados y eso nos bajonea un poco, pero ahora vamos a jugar más tranquilos y el equipo va a mejorar.

Comentá la nota