Piden el arreglo del paso a nivel de Tolosa.

Vecinos y funcionarios reclaman una obra similar al cruce de 1 y 32.
La remodelación del paso a nivel de 1 y 528, junto a la estación Tolosa, no está en los planes inmediatos de la UGOFE-Roca. Desde el organismo que maneja el ramal ferroviario que une La Plata con Constitución se admitió que la obra -reclamada con vehemencia por vecinos, comerciantes y funcionarios locales- deberá esperar.

Anteanoche, la clausura momentánea de las barreras hizo crecer entre quienes viven en el lugar la expectativa de que se iniciaran las tareas de repavimentación, pintura y señalización que cambiaron la cara de otros cruces ferroviarios; pero el cierre tuvo como objetivo cambiar y calibrar los tensores de acero que accionan las poleas del mecanismo.

El "Programa de Reconstrucción" que la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria (UGOFE), ex Línea Roca, ideó para los pasos existentes sobre la avenida 1 entre las estaciones La Plata -1 y 44- y Tolosa -1 y 527-, incluyó sólo los de 1 y 38 -este y oeste-, 1 y 532, y 1 y 32. Pero la Comuna pidió el mismo tratamiento para el de 1 y 528, buscando lograr que todos tengan "la misma estructura, y se consoliden para darle seguridad a los automovilistas".

"La recuperación del paso a nivel de 1 y 528 no sólo traería un cambio en materia de seguridad para los automovilistas, sino que también en el aspecto estético. En cuatro cuadras -por el cruce de 1 y 532- hay dos realidades muy diferentes, contrastantes, con uno arreglado tal como se debe y el otro totalmente destruido", dijo Alfredo Herrera, delegado comunal de Tolosa.

La ejecución de las obras en los cuatro pasos ya remodelados insumió plazos que oscilaron entre los 30 y 45 días. Los trabajos comprendieron la renovación de la calzada, cambiando la superficie asfáltica por placas de hormigón armado; la sustitución de rieles, durmientes, fijaciones y balasto; el perfilado y la alineación de las vías. Al mismo tiempo, se ensancharon los "laberintos" peatonales para que permitan la circulación de dos personas a la vez, incluyendo facilidades para el tránsito con sillas de ruedas.

El estado de los pasos a nivel de la Ciudad y sus alrededores generó en reiteradas ocasiones daños materiales a los vehículos, además de densos embotellamientos durante las horas pico: al atravesarlos, los conductores deben reducir la velocidad bruscamente, lo que termina por encolumnar largas filas de coches en tramos clave de los principales accesos al casco urbano platense.

Comentá la nota