Piden armar un mapa del delito en la ciudad

El diputado Hucena manifestó reservas respecto del accionar de la Justicia y propició una lucha frontal contra la delincuencia.
"Yo le pido al Juzgado Federal de Orán que comience a trabajar para combatir la venta de sustancias prohibidas en la ciudad, porque aquí está en juego la vida de todos nosotros", dijo en tono firme ayer el diputado provincial Antonio Hucena, al manifestar su preocupación por la creciente ola de violencia en la ciudad norteña.

El legislador agregó: "El domingo conversé con el ministro de Seguridad Pablo Kosiner para pedirle un trabajo conjunto de las fuerzas de seguridad y de todos los actores sociales que nos permita armar el mapa del delito en Orán, para luego actuar y combatirlo desde todos los frentes".

Hucena hizo estas declaraciones luego de los hechos registrados en la última semana en esta ciudad, donde en un confuso episodio murieron varios menores detenidos en la Policía, un efectivo perdió la vida en un asalto y hubo un sonado intento de suicidio.

"El problema es muy complejo y no acaba con detener a los autores de delitos como robos y hurtos, que en la mayoría de los casos son menores y al otro día están libres de nuevo", explicó el diputado.

Y agregó que "aquí hay que comenzar a combatir el crimen organizado, los desarmaderos, las bandas que se dedican a pasar vehículos a Bolivia para cambiarlos por droga y, muy especialmente, las decenas de bocas de expendio de sustancias prohibidas, que lo único que hacen es poner en riesgo la vida de toda una generación de jóvenes".

En su análisis, el legislador mencionó, además, que "habría que reconsiderar el marco legal para que los menores que comenten delitos con alto grado de violencia puedan pagar el daño permaneciendo internados hasta su rehabilitación". E instó para que se "lleve adelante un trabajo conjunto entre todos los sectores sociales para librar un fuerte combate contra la droga. "Orán ya no es sólo una ciudad fronteriza por la que pasa la droga. Hoy se transformó en un centro de consumo que está matando gente", definió.

Hucena afirmó también que "el pueblo está pidiendo seguridad a gritos. O los delincuentes nos ganan la calle o los mandamos a la cárcel. Esto no se soluciona cambiando al jefe de Policía sino conociendo y combatiendo todos los puntos de accionar ilegal".

En ese sentido, mencionó sus sospechas de que pueden existir en Orán redes del delito organizado a las que hay que descubrir y erradicar.

"Es la única forma de que se expliquen los constantes robos y hurtos de celulares, bicicletas y vehículos de todo tipo que nunca aparecen ni se detiene a los culpables. Esto es porque hay quienes reciben los elementos sustraídos, le pagan con droga a los menores que delinquen y eso los motivó a cometer nuevos ilícitos para volver a tener para consumir", espetó el diputado provincial.

Cabe mencionar que es conocido en Orán el hecho de que hay barrios marginales donde la policía prácticamente no puede entrar por la forma en que son rechazadas las patrullas y destruidos los móviles.

Otro tema significativo aquí es la notoria falla en los controles de otras fuerzas de seguridad, dado que el tráfico de mercancías de contrabando se incrementó de forma notoria sin que se vean procedimientos para combatirlo. Y si ingresa mercadería ilegal, también los bienes robados pueden salir del país sin ningún problema.

Comentá la nota