Piden a Afganistán que anule ley que avala violación matrimonial

La ley impide a las mujeres negarse a mantener relaciones sexuales con sus esposos excepto en el caso de que estén enfermas. Además, las afganas necesitarán permiso de sus maridos si quieren salir a la calle, a menos que haya una emergencia.
La Organización de las Naciones Unidas –ONU- y varias agrupaciones de defensa de los derechos humanos han solicitado al presidente de Afganistán, Hamid Karzai, la abolición de una nueva ley que -sostienen- legaliza la violación dentro del matrimonio. Según ellos, la norma promulgada por el mandatario el mes pasado afecta los derechos de las mujeres que pertenecen a la minoría chiíta.

La ley impide a las mujeres negarse a mantener relaciones sexuales con sus esposos excepto en el caso de que estén enfermas. Además, las afganas necesitarán permiso de sus maridos si quieren salir a la calle, a menos que haya una emergencia.

Una portavoz de la ONU en Kabul aseguró que estaban seriamente preocupados por el potencial impacto de la legislación. Sin embargo, asesores del presidente Karzai insistieron en que la ley fue aprobada con el objetivo de brindar mayor protección a las mujeres chiítas.

Grupos de defensa de los derechos humanos advirtieron que la nueva norma da marcha atrás a muchas de las libertades conquistadas por las mujeres afganas luego de que el régimen Talibán fuera derrocado hace siete años.

Soraya Sobhrang, de la Comisión Independiente de Derechos Humanos en Afganistán, criticó lo que consideró el silencio de Occidente sobre el tema, que -en su opinión- ha sido "desastroso" para las afganas. "Esta ley legaliza toda la violencia en contra de las mujeres de Afganistán, que perderán los derechos de los que gozan en la Constitución", expresó a la BBC.

La norma abarca a miembros de la minoría chiíta en Afganistán, quienes conforman 10% de la población. El proyecto de ley fue presentado ante el Parlamento en febrero y recientemente fue aprobado por el presidente Karzai. Sin embargo, la versión final de la norma aún no se ha hecho pública, y el propio mandatario todavía no se ha pronunciado sobre el tema.

La ley recibió el respaldo tanto de influyentes clérigos como de partidos políticos chiítas. Según sus defensores, representa una mejora de las normas tradicionales sobre asuntos familiares.

Sin embargo, críticos como la parlamentaria afgana Fawzia Koofi acusaron al gobierno de haber aprobado la legislación sólo para conseguir votos. "Tenemos elecciones pronto y la dependencia de Karzai a estos grupos fundamentalistas va en aumento. Él quiere contar con el apoyo de los chiítas radicales", aseguró.

Actualmente se está redactando una ley familiar para la mayoría sunita. Los críticos temen que esta norma también pueda ser utilizada para despojar a las mujeres de sus conquistas y restringir sus libertades.

Comentá la nota