El MPA le pide al Gobierno adopte urgentes medidas para elcampo y que deje de lado su retórica revanchista.

El Movimiento Productivo Argentino manifestó su “total disconformidad con el tenor y alcance de las medidas recientemente anunciadas por el Gobierno Nacional para atender la crítica situación que afronta el sector agropecuario”. Lo hizo a través de un comunicado que lleva las firmas de su titular nacional, Doctor Carlos Brown y del máximo referente del MPA Mar del Plata, Doctor Christian Lence.

“Como es de público conocimiento, en los últimos tiempos se han registrado inusuales sequías en importantes zonas de producción agropecuaria del país, las cuales han generado una situación de catástrofe para numerosos productores agropecuarios, afectando fuertemente a una multiplicidad de cultivos y a la actividad ganadera” afirman los dirigentes.

Mas adelante indican que “Informes preliminares relevan importantísimas pérdidas en los principales cultivos para la campaña agrícola 2008/9 respecto a la campaña récord anterior -95 millones de toneladas-, con una merma en la producción cercana al 30%, si bien en gran medida debido al fenómeno de la sequía, también atribuible al fuerte desincentivo a la producción provocado por el sistemático hostigamiento del Gobierno Nacional hacia el sector durante los últimos años”.

Al analizar el tema de la ganadería, califican que “la situación es igualmente crítica. Diversas fuentes sectoriales revelan la merma de cerca de 1,5 millones de cabezas de ganado bovino, y una caída en la producción de terneros del orden de los 500 mil animales”.

“Entendemos que una pérdida de esta extraordinaria magnitud, con altísimo impacto en nuestras economías regionales a lo largo y ancho del país, y que tiende a agravarse de persistir las condiciones climáticas imperantes, no pueden paliarse sólo con promesas de diferimientos impositivos -que, además, devengarían intereses-, o remitiendo a una normativa obsoleta en materia de emergencia agropecuaria -sin financiamiento específico-, sometiendo al productor a interminables instancias burocráticas, en la gran mayoría de los casos, infructuosas”.

Interpretan que es “El Gobierno Nacional quien debería asumir la enorme responsabilidad institucional que le cabe dejando de lado su retórica revanchista con el sector y motorizar los consensos necesarios para la urgente adopción de medidas efectivas, no sólo para mitigar los devastadores efectos de la sequía sobre el corriente ciclo productivo, sino también para encarar los próximos. Y, fundamentalmente, para definir el Plan Estratégico para el desarrollo de la actividad agropecuaria que nuestro país necesita y que, mientras el mundo más y a mejores precios demandó y demanda nuestra producción, nos damos el irresponsable lujo de no tener”.

Por último Brown y Lence enfatizan que “Atendida la situación de emergencia derivada de la inusitada sequía, deberíamos transparentar urgentemente la comercialización de las cadenas cárnica, láctea y de granos; normalizar las exportaciones intervenidas por la ONCCA; implementar un plan de desarrollo ganadero y lechero serio; revisar la política de retenciones, insostenible en los niveles actuales; entre otras tantas cuestiones pendientes”.

“Para avanzar en esta dirección resulta imprescindible que el Gobierno Nacional deje de percibir al sector agropecuario como un oponente al que debe someter a cualquier costo, para pasar a percibirlo como lo que en realidad es: un socio estratégico insustituible para el desarrollo integral de la Nación”.

"Desde el Movimiento Productivo Argentino hacemos nuestro voto en este sentido, ratificando nuestro inquebrantable compromiso con la producción y el trabajo" señalan por ultimo los dirigentes .

Comentá la nota