Pide la OEA evitar la confrontación

WASHINGTON.- Mientras crece la tensión en Honduras ante el inminente retorno del derrocado presidente Manuel Zelaya, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, pidió ayer evitar una confrontación y advirtió que el organismo no reconocerá al gobierno que surja de los comicios hondureños de noviembre si antes no es restituido el depuesto mandatario.
El gobierno de facto que asumió tras el golpe de Estado contra Zelaya el 28 de junio pasado ha asegurado que entregará el poder al ganador de las elecciones de noviembre, en una apuesta a que una sucesión democrática aliviará las sanciones económicas y el aislamiento internacional contra el país centroamericano.

"Algunos juegan con los plazos. Yo creo que es difícil que, sin levantarse las sanciones, sea posible reconocer posteriormente un gobierno democrático después de las elecciones de fin de año", dijo Insulza durante una conferencia de prensa.

Sin embargo, Insulza se negó a dar por fracasado el diálogo que llevan adelante las partes con la mediación del presidente de Costa Rica, Oscar Arias, y llamó a aquéllas a reflexionar, ya que las opciones son "la reconciliación o la confrontación".

"Todos los hondureños tienen que reflexionar acerca del momento crucial que se vive. Una respuesta favorable abre el camino de la reconciliación y del restablecimiento del funcionamiento normal del régimen constitucional. Un rechazo abre el camino de la confrontación. No queremos este camino", dijo Insulza, que aún tiene esperanzas de que las partes respondan "positivamente" a una nueva iniciativa de Arias que básicamente propuso la formación de un gobierno de unidad.

Comentá la nota